este blog la web

miércoles, 31 de diciembre de 2008

Un año más


Se viene otro año. Ya podemos empezar a hacer proyectos sobre todo lo que queremos lograr en el nuevo año. Tenemos doce meses por delante para llevarlos a cabo. La mayoría no sobrevivirá hasta marzo. Quedaran olvidados por el camino, y quizá el próximo fin de año, volvamos a desempolvarlos con la esperanza de que esta vez si se harán realidad.


En este mes todo el mundo suele hacer balances. Lo bueno y lo malo. Las pérdidas y las ganacias. No sé hacia que lado se inclinaran sus balanzas. Mi libro de Debe y Haber por fin volvió a tener saldo favorable. Tal vez se deba a que mi contador no es muy bueno y omite ciertas cuestiones. No me importa, dejemoslo así.


Levanto mi copa de Coca-Cola para brindar con ustedes. Desde mi humilde espacio, les deseo lo mejor a mis lectores.

lunes, 29 de diciembre de 2008

Una noche cualquiera

La noche era perfecta: cálida y sin nubes. Las luces de la fiesta impedían ver las estrellas. De todas formas, él decidió permanecer afuera, mirando la nada. El cigarrillo le había brindado la excusa perfecta para dejar de bailar con la prima gorda de la recién casada. Gracias, Coronado.

De pronto, Juan deseó un trago. La posibilidad de que alguien volviera a insinuársele de forma explícita le quitó las ganas. Esa mujer sobrepasaba la vulgaridad que estaba dispuesto a soportar. Tal vez dentro de unas horas le diera el gusto. Por el momento estaba demasiado sobrio para considerarlo sin sentir asco.

Una voz familiar hizo que abandonara sus cavilaciones.

- ¿Cómo le va, caballero? – dijo la dama a sus espaldas. Juan se sorprendió. No la oyó acercarse. Es más, ni siquiera la había visto durante la ceremonia o en la fiesta.
- Buenas noches, bella dama. – La galantería intentaba cubrir la brecha del desconocimiento. Ambos eran amigos de los novios, motivo que los había hecho coincidir en un par de ocasiones. Se caían bien, pero no era más que eso.
- Es raro encontrarte acá afuera. Solo – dijo Marcela provocativamente. Juan observó la copa en su mano. El efecto del alcohol se le notaba al hablar. La fiesta apenas había comenzado y ella ya había tomado demasiado. Juan esperaba que no siguiera ofreciéndose. Ella era una mujer hermosa. Si la situación era propicia, sus instintos no tardarían en anular su escasa moralidad.
- Tenía ganas de fumar- dijo Juan dando una pitada y exhalando el humo sin mirarla –. Contame, ¿estás trabajando? – Tal vez, si desviaba la conversación, ella entendería.
- Si, estoy trabajando en una inmobiliaria cerca del shopping.- dijo Marcela, dándose cuenta de la indirecta.
- Ah, mirá. Que bueno.
- Si, yo qué sé. Está bien. Es un buen trabajo. – mintió Marcela, sabiendo que era algo insignificante -. ¿Vos? ¿Seguís trabajando en el banco?
- Si, sigo ahí. Pienso seguir hasta que me echen, je je.
- Está bien. Tuviste suerte. – No, no fue suerte. Había tenido que estudiar mucho para ganar el maldito concurso. “Aun borracha se te nota la envidia”, pensó Juan con amargura. No pudo evitar esbozar una pequeña sonrisa. A ella le jodía. Él lo disfrutaba.

Llegó ese silencio incómodo que visita todas las conversaciones forzadas. La única escapatoria era continuar con esa lista de preguntas que se hacen en cualquier charla intrascendente.

- ¿Y tu familia? – preguntó Juan para decir algo -. Vos tenías un hermano que estudiaba en la facultad, ¿no?- Si, estaba casi seguro que la había escuchado comentar algo al respecto.
- Murió hace cinco meses. Un accidente de auto.

La noche se hizo de pronto más fría. Juan jamás hubiese esperado esa respuesta. Nadie lo haría. Quería decir algo pero estaba en blanco.

Muerto. “Ella lo dijo como si ya no importara. Es cierto, no importa” pensó Juan dándose cuenta de que nada podía hacerse.

¿Qué se dice en esos momentos? Nada le venía a la mente.

- Yo… no sabía… – fue lo único que alcanzó a decir, aunque sin lograr asimilar las palabras que había oído unos momentos atrás.
- ¿Cómo ibas a saberlo? – le contestó ella con una expresión que intentaba decir “no te sientas mal, vos no tenés la culpa y yo ya lo superé.” Le contó lo que había pasado. Juan jamás supo que la estaba oyendo -.Voy a buscar otro, ¿te traigo algo?- dijo evitando que Juan intentara decir algo que ya no tenía sentido. Su hermano ya había muerto.
- No, gracias – le contestó y la observó mientras se alejaba.

Juan murmuró algo tan bajo que las palabras apenas salieron de sus labios. "Lo siento" no significaba nada.

Patricia Santos Alvez.

sábado, 27 de diciembre de 2008

Guía para la vida de Bart Simpson


Siempre quise este libro. Desde que lo vi en una librería. Gracias Carné de pobre. http://carnedepobre.blogspot.com/
Y si, yo también quiero el cuarto de Lisa Simpson.

viernes, 26 de diciembre de 2008

"Panza de corazón"




El diario "El País" (es el que compran en casa) suele traer pequeños artículos sobre investigaciones científicas. Estas van desde "el azúcar no hace hiperactivos a los niños" hasta "los rubios son una raza en extinción". Son artículos cortitos. Para llenar el espacio vacío ("cuando un amigo se va/ queda un espacio vacío"... Gracias Alberto Cortéz por este gran tema).



Supongo que la mayoría de las notas son tontas y que ese es el principal motivo por el que me gustan. Hay algunas que aun recuerdo. Al leerlas me impactaron. Aún espero que venga alguien a desmentirlas.

  • "Una persona se enamora sólo dos veces en la vida"

Si, dos. ¿Dos? ¿No es un número muy pequeño? Si uno encuentra al ser amado que le corresponde, este número es más que suficiente. ¿Y si no lo hace? ¿Significa que esa persona está condenada a una vida sin amor? Lo que me preocupa es saber cuando ya gastamos esas dos oportunidades. ¿Acaso ahí está el chiste? No lo sabemos, así que podemos pretender que todavía no ocurrió y enamorarnos todas las veces que queramos... ¿o no funciona así?

  • "El amor no es más que un mero instinto de supervivencia en un entorno de soledad."

Esta es triste. Se supone que nos enamoramos por ese simple motivo. Recuerdo que en ese momento estaba enamorada y que me cuestionaba las razones del amor que sentía. ¡Fue un bajón! Creo que en ese momento si estaba enamorada por eso. No sé. Esa oración aún me confunde.

  • "El enamoramiento dura sólo quince minutos."

No lo recuerdo muy bien. Trataba acerca del tiempo que dura el amor. Uno está enamorado de verdad tan sólo un instante. No, creo que no eran quince minutos. Ya me parecía muy poco. No da tiempo siquiera a presentarse. Eran tres meses. Tenia un fundamento biológico. (¿O era un año?) La cuestión es que no existe el amor para toda la vida. Uno se enamora lo suficiente para perpetuar la especie y nada más.



A pesar de lo que digan los científicos, y de lo decida publicar el diario, la gente se sigue enamorando. Eso hace que todo valga la pena.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

We wish you a Merry Christmas






Me gusta esa cancioncita. "We wish you a merry christmas,/ we wish you a merry christmas,/ we wish you a merry christmas,/ and a happy New Year". Supongo que es por la influencia yankee. No me importa.


Conozco otra mejor. Es del gran Alberto Castillo. Antes que yo naciera, mi abuela solía castigarlos a todos poniendo 50 veces el tema "Año nuevo, vida nueva". Era un disco de vinilo, así que cuando terminaba, había que ponerlo otra vez. Cuando crecí y me enteré de la anécdota, quise poner el disco. A mi abuela le seguía gustando, je je.


Nunca me gustaron demasiado las fiestas. El Año Nuevo si, porque yo siempre creo que va a venir algo bueno. A veces me equivoco, pero de todas formas conservo la ilusión.


Este año no quise escribirle una cartita al gordo. Si quiere traerme algo, está bien. Si no, igual estoy contenta. Fue un buen año, no puedo pedir más.


¡FELIZ NAVIDAD PARA TODOS!

sábado, 20 de diciembre de 2008

J. Herrera y Reissig esquina Gonzalo Ramirez.




Sé que era mediodía. Probablemente fuera jueves. Si, martes o jueves. El teórico de general I era martes y jueves a las 12:30. Yo generalmente iba al de los jueves.

Salía corriendo de la facultad de ingeniería para tomarme un ómnibus que me llevara a la facultad de química. Comía en el viaje. A pesar de llegar en hora, siempre encontraba un lugar para sentarme. Tenía suerte.

Me perdía una clase práctica de matemática en ingeniería. La clase anterior terminaba temprano. Yo aprovechaba ese ratito para conversar un poco más con una amiga. Seguimos sin tener suficiente tiempo para hablar… Después, bajaba corriendo las escaleras y volaba hacia la parada. Me servían dos ómnibus (149 y 522) y el viaje duraba unos 15 minutos. Tenía un horario ajustado.

Ese día salí de la facultad rumbo a la parada. Crucé en el semáforo como es debido y seguí mi camino. La siguiente esquina siempre fue más complicada: demasiado tránsito sin señalización.

Cruzar calles nunca fue mi fuerte. Siempre estoy media hora parada en cada esquina esperando el momento adecuado mientras decenas de encantadores ancianos atraviesan la calle de un lado a otro.

Antes de llegar a la encrucijada, vi a tres niñas de unos doce años. Sonreí. No sería la primera vez que utilizara el método “cuando ella cruce, cruzo yo”. Ellas me miraron y temí que supieran lo que pensaba hacer. Me dio un poco de vergüenza.

Estuvimos unos minutos esperando. Ah… que tranquilidad era saberlas ahí, conocedoras de los secretos para la sobrevivencia del buen peatón… Finalmente cruzamos.

Sin que me diera cuenta, ellas terminaron rodeándome. La más grandecita dijo que si no le daba toda la plata me cortaba con la navaja que lleva dentro de su campera. Nunca me la mostró. Fue extraño ver como dos señoras pasaron a mi lado ignorando la situación en la que me encontraba. Hubiera gritado pero la niña del cuchillo oculto me advirtió que no lo hiciera. No era necesario que me amenazara. Entre el pánico que tenía y el orgullo de que podría resolverlo yo sola, no tenía intención de hacerlo.

Les hablé. Quise entenderlas. Les rogué que no me asaltaran ya que era sólo una estudiante. Ellas me escucharon pero de todas formas se llevaron mi celular. Sigo pensando que la más chiquita era buena.

Se fueron. Me quedé parada en la esquina. No podía creer lo que me había pasado. Yo sólo quería que me cruzaran la calle. Seguí parada. Pasó alguien que conocía de vista. Quería sentarme en el suelo y no volver a levantarme jamás. Quería llorar y morirme ahí, nada más.
Lo primero que pensé fue que iba a llegar tarde a clase. La fuerza de la costumbre junto al sentido de la responsabilidad casi hacen que me tomara el ómnibus para ir. En ese momento no pensaba, actuaba como un autómata.

Me sentía débil, muy débil. Como pude crucé la calle nuevamente (apenas me daba cuenta de lo que hacía) y volví a la facultad de ingeniería. Era más cerca que ir a la de química o volver a mi casa. Me dio fuerzas saber que allí estaba mi amiga, quien al menos se compadecería de mi.

Recuerdo que había un muchacho joven y un señor mayor jugando al ajedrez. Siempre quise aprender: yo sólo conozco los movimientos básicos. Cuando había pasado por primera vez ya estaban ahí. Al volver a verlos me parecieron diferentes, casi irreales. Me encontraba a unos pocos pasos de ellos y ni siquiera me vieron. Miraban un tablero sin notar mi tormento interior.

Al pasar frente al Castillo del Parque Rodó me dolió el alma. Pensé en todo lo malo que me había pasado en los últimos seis meses y casi me rendí. Sabía que si lo pensaba medio segundo más no podría seguir adelante. Como pude me arrastré y conseguí llegar hasta mi destino.

Ella abrió los ojos al verme y salió del salón. Se sentó conmigo en el pasillo y se quedó sin habla cuando le dije “me robaron” con una sonrisa triste en los labios. Es raro, suele hablar tanto… Entró, sacó sus cosas y nos fuimos a sentar en el primer piso. Ahí, en un banco (el “de la mala suerte” porque poco antes en ese mismo asiento le había contado otra desgracia), me permití llorar mientras le relataba mi pérdida. Más tarde volví a llorar, esta vez en brazos de quien me dio la vida. Desde ese entonces, creo que siempre lloro porque me robaron.

El celular no es lo que me importaba. Ese día perdí mucho más que un objeto. Perdí mi confianza, algunas ilusiones, un poco de mi inocencia, y gran parte de mi idealismo. Dejé de creer en la gente buena y en los cuentos de hadas en los que un caballero siempre te rescata. Son mentiras, iguales a la que me dijo esa niña sobre su navaja.

Prefiero engañarlos a todos y dejar que piensen que lamento la pérdida de algo material cuando les cuento que me robaron. Celulares hay por todos lados, igual que gente con el corazón destrozado.

Patricia Santos Alvez.





sábado, 13 de diciembre de 2008

Citas citables


Me gustaba leer la revista "Selecciones". Las más viejas son las mejores. Hasta son un poco machistas y tienen "futuros adelantos tecnológicos" que dan risa. De esos hermosos ejemplares del "Reader´s Digest", solía sacar las frases que venían al pie de página o en la sección de "Citas citables. Luego, también transcribía las de otras revistas, como "Muy Interesante" o la de alguna página web. Por último, empecé a recabar mis propias frases de libros o películas que me gustaban.


Antes que alguien más lo haga, lo digo yo. Si: tenía mucho tiempo libre, no tenía nada mejor que hacer, me gustaba demasiado escribir y necesitaba hacerlo, soy una persona con hobbies extraños... Como sea. Acá va una serie de las frases.


  • "No podemos ocultarnos eternamente quienes somo en realidad." John McCain.

  • "Algunos ven el vaso medio vacío; otros, medio lleno. Yo lo veo demasiado grande." George Carlin.

  • "El tonto llega a arrepentirse de sus palabras; el sabio, de su silencio." W.H.

  • "En este mundo, en resumidas cuentas, cada quien consigue lo que merece. Sólo quienes tienen éxito lo reconocen." Georges Simeon.

  • "Cuando apuntas a la perfección, descubres que es un blanco móvil." George Fisher.

  • "La pereza va tan despacio que la pobreza pronto la alcanza" Benjamin Franklin (mi mamá siempre me la decía sin nombrar al viejo Ben.

  • "La mayoría pedimos consejo cuando sabemos la respuesta, pero queremos que nos den otra." Ivern Ball.

  • "El que a nada apunta, a nada le da." (esto también me lo dijeron en mi primer trabajo)

  • "Quizá la mayor equivocación acerca de la soledad es que cada cual va por el mundo creyendo ser el único que la padece." Jeanne Marie Laskas.

  • "Un suspiro es un resuello que nos sobra por alguien que nos falta." (si lo sabré yo...)

  • "Hay una sola regla para ser buen conversador: aprender a oír." Christopher Morley.

  • "De los pocos placeres inocentes que quedan a los hombres de edad madura, quizá el más vivo sea el de hacer entrar a un necio en razón." T. H. Huxley.

  • "Para alcanzar lo maravilloso hay que pensar precisamente lo impensable." Tom Tobbins.

  • "Las tentaciones, a diferencia de la oportunidades, siempre llaman dos veces." O. A. Battista.

  • "Todo fracaso es el condimento que da sabor al éxito." Truman Capote.

  • "El afortunado hallazgo de un sólo libro puede cambiar el destino de un hombre." Marcel Prévost.

  • "Ten el valor de la astucia que frena la cólera y espera el momento propio para desencadenarla." Gengis Kan.

  • "Siempre sirven las sombras para distinguir la luz." José Hernández en "Martín Fierro".

  • "El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas." William Arthur Ward.

  • "Yo creía no tener más ilusiones, pero debí de guardarme algunas, porque sigo perdiéndolas." Paul saint-Onge

  • "No hay preguntas tontas: sólo respuestas tontas." Marshall Loeb.

  • "La mayoría de la gente se avergüenza de la ropa raída y de los muebles destartalados, pero más debería ruborizarse de las ideas andrajosas y las filosofías gastadas." Albert Einstein.

  • "No hay como volver a un sitio que no ha cambiado para darse cuenta de cuánto ha cambiado uno." Nelson Mandela.

  • "Es preferible vivir en un universo donde la vida está rodeada de misterios, que en un mundo pequeño y abarcable en su totalidad por nuestra mente." Harry Emerson.

  • "El optimista permanece despierto hasta la medianoche para ver llegar el Año Nuevo. El pesimista, para estar seguro de que ya se fue el Año Viejo." Bill Vaughan.

Usenlas para hacerse ver con sus amistades como gente culta. Les aseguro que funciona.

martes, 9 de diciembre de 2008

Harakiri

Cierto. No se dice Harakiri. Ese es el nombre vulgar, según me explicaron. No me importa. Eso es lo que iba a hacer. Clavarme un cuchillo en el estomago y fuaaa, destriparme de una.

Tenía el tramontina en le mano izquierda. Si, es la no hábil, pero tampoco era cosa de despanzurrarse (palabra de Mafalda) en serio. De a poco, fui bajando el mouse. Iba por la F y me temblaba el pulso. Suerte que el ratón no distingue y baja de todas formas. Vi la S. Vi Santos. Solté el cuchillo y tapé la parte de la derecha de la pantalla.

Cobarde. Tenía que fijarme. Era ahora, a las dos a.m. o mañana de mañana. No resistiría toda la noche. Ya estaban los resultados, había que verlos. Vamos, corré la mano. Ahí esta, abajo de los deditos...

Un escalofrío recorrió mi espalda. Esa nota definiría el resto de mi existencia. Sola frente al monitor, conocí mi destino: a examen.

Gracias Mauri (profesor a cargo de la Cátedra de Matemática de la Facultad de Química). Si perdía el curso, no sé que hacía.

I LOVE MAURICIO!!!!!!!

miércoles, 26 de noviembre de 2008

El poder mágico de las palabras.




Antes creía que sólo las personas sensibles, las que gustaban de la escritura, los soñadores, los locos y demás personas poco usuales eran las que se veían afectadas por este mal. Afortunadamente, descubrí que no es así. Cuando el hechizo es poderoso, cuando se hace correctamente, son pocos los que pueden evitar caer bajo el poder mágico de las palabras.

La personas están dispuestas a dejarse maravillar. Es más, quieren hacerlo. Es hermoso saber que alguien te quiere y desea abrir su corazón y mostrarte sus verdaderos sentimientos. Es uno de los regalos mejores regalos que se pueden recibir.

Las palabras no tienen que ser directas. "Te quiero", muchas veces dice menos que "quería saber cómo estabas" o "hace tiempo que no sé nada de vos". Esas palabras tímidas, que no dicen nada y al mismo tiempo lo dicen todo, son las que cuentan. Son oraciones que uno no sabe cómo serán recibidas, pero que están escritas con tanto sentimiento, que el amor consigue viajar a través de ellas.

Las palabras también pueden herir. Pueden producir mucho odio o tristeza... Hoy no deseo hablar sobre eso. La vida es demasiado corta para darle importancia a lo desagradable.

La belleza está ahí, en los detalles. En esas palabras que escriben los amigos.

Gracias. A todos aquellos que escribiéndome, me demostraron su cariño.

sábado, 22 de noviembre de 2008

¡Oh, amado mio!


Lo conocí gracias a la Enciclopedia Encarta. Escuché "mientras se siente que se ríe el alma/sin que los labios rían" y me enfermé de amor. Una gran amiga cometió un crimen para remediar mi mal: pidió prestado un libro que nunca fue ni será devuelto. "Rimas y declaraciones poéticas" de la Colección Austral.
Ah... cuantas veces mi adorado Gustavo Adolfo me acompañó a lo largo de estos años. Cuando me enamoro, sus poemas expresan con gran exactitud mis emociones. Cuando sufro por amor, el me demuestra cuánto a sufrido y lloramos juntos nuestro desengaño. Cuando la vida me defrauda o el peso de la mortalidad me abruma, él está ahí para hablarme a través de sus hermosos versos.
Tengo otro libro de Bécquer. Las rimas se encuentran en otro orden y contiene varias leyendas. Algunas son muy buenas...
Sin embargo... Sin embargo a mi me gustan sus rimas. Todas y cada una. Con el correr de los años, según mi estado espiritual, mi favorita va cambiando. En fin... a él lo amo. Fue mi amor a primera leída.
Ni siquiera puedo contar las veces que leí sus rimas. Son sublimes.


"¡No me admiró tu olvido! Aunque, de un día,

me admiró tu cariño mucho más;

porque lo que hay en mi que vale algo,

eso... ni lo pudiste sospechar"








"¿A qué me lo decís? Lo se; es mudable,

es altanera y vana y caprichosa;

antes que el sentimiento de su alma,

brotará el agua de la estéril roca.


Sé que en su corazón, nido de sierpes,

no hay fibra que al amor responda;

que es una estatua inanimada..., pero...

¡es tan hermosa!"






"Como en un libro abierto

leo de tus pupilas en el fondo.

¿A qué fingir el labio

risas que se desmienten con los ojos?


¡Llora! No te avergüences

de confesar que me quisiste un poco.

¡Llora! Nadie nos mira.

Ya ves: yo soy un hombre... y también lloro."







"De lo poco de vida que me resta,

diera con gusto los mejores años,

por saber lo que a otros

de mí has hablado.


Y esta vida mortal y, y de la eterna

lo que me toque, si me toca algo,

por saber lo que a solas

de mí has pensado."


Hay un par de rimas que también me gustan... pero llegan demasiado a mi corazón y no me animo a transcribirlas. Tal vez... algún día...

martes, 18 de noviembre de 2008

I don´t like the drugs but...



Metí las manos en los bolsillos en un vano intento por protegerlas del frío. Temblaba. Miré hacia arriba. El reloj del banco marcaba las veintitrés cincuenta.

Me encontraba bajo el único farol que alumbraba la plaza. Di unos cuantos pasos tratando de calmar la ansiedad que me invadía. Volví a mirar la hora. Cada minuto, cada segundo era eterno.
A lo lejos aulló un perro. Oí pasos. Le rogué a Dios que fuera él.

- ¿Hace mucho que esperás?- me dijo al acercarse.
- No, no. Recién llegué- me apresuré a contestar. Quise aparentar una calma que no poseía. El movimiento impaciente de mis manos me delataba.
- Tomá. Lo que me pediste- me dijo entregándome un paquetito-. Si necesitás más, ya sabés cómo ubicarme.

Le pagué, me guardé el paquetito en la campera y me fui corriendo a casa. Era todo lo que necesitaba. Ahora todo iba a estar bien. Unos cuantos gramos y volvería a ser yo mismo.

Hoy Roy Berocay, nos hizo una devolución a todos los que asistimos a su taller de escritura. Me dijo que escribo bien... (si estuviera en el MSN, agregaría una carita :-$, o sea, sonrojada). Por suerte, yo no me creo las mentiras que me dicen.

Eso que escribí al principio es una parte de un ejercicio que hice. Intento ser menos vergonzosa y publicar mis trabajos. El ejercicio constaba de escribir la misma situación, contada en primera y en tercera persona, cambiando el clima de la situación.



La plaza estaba repleta de gente que iba y venía. El sol se encontraba en su punto más alto. Juan caminaba inquieto alrededor de la fuente. Hacía quince minutos que esperaba a alguien. Se sentía incapaz de seguir soportando a esa multitud por más tiempo.

- ¿Hace mucho que esperás?- dijo una voz familiar a su espalda.
- No, no. Recién llegué- contestó apresuradamente Juan con tono despreocupado mientras sus manos se movían nerviosamente.
- Tomá. Lo que me pediste- dijo el otro entregándole un paquetito. Juan miró el papelito con desesperación. Al otro le avergonzaba esa mirada delatora-. Si necesitás más, ya sabés cómo ubicarme.

Juan le pagó y se alejó rápidamente manoseando el paquetito dentro del bolsillo de sus jeans. Transpiraba bajo el ardiente sol de enero. Deseaba con urgencia llegar a su casa. Con unos cuantos gramos, volvería a ser el mismo de siempre.

domingo, 16 de noviembre de 2008

Es medio denso, pero la idea está buena.

Fragmento de la novela "Sobre héroes y tumbas" de Ernesto Sabato. (Me lo enviaron. No he leído a Sabato. Acepto recomendaciones sobre el mismo.)


RAZONES DEL CORAZÓN



Toda consideración abstracta, aunque se refiera a problemas humanos, no sirve para consolar a ningún hombre, para mitigar ninguna de las tristezas y angustias que puede sufrir un ser concreto de carne y hueso, un pobre ser con ojos que miran ansiosamente ( ¿ hacia qué o hacia quién? ), una criatura que sólo sobrevive por la esperanza. Porque felizmente el hombre no está sólo hecho de desesperación, sino de fe y de esperanza; no sólo de muerte sino también de anhelo de vida; tampoco únicamente de soledad sino de momentos de comunión y de amor. Si prevaleciese la desesperación, todos nos dejaríamos morir o nos mataríamos, y eso no es de ninguna manera lo que sucede. Esto demuestra la poca importancia de la razón, ya que no es razonable mantener esperanzas en este mundo en que vivimos. Nuestra razón, nuestra inteligencia, constantemente nos está probando que ese mundo es atroz: la razón es aniquiladora y conduce al escepticismo, al cinismo y finalmente a la aniquilación. Pero, por suerte, el hombre no es casi nunca un ser razonable, y por eso la esperanza renace una y otra vez en medio de las calamidades. Y este mismo renacer de algo tan descabellado, tan sutil y entrañablemente descabellado, tan desprovisto de todo fundamento es la prueba de que el hombre no es un ser racional. Y así, aunque los terremotos arrasan una vasta región de Japón o de Chile, ....... una guerra cruel y sin sentido para la inmensa mayoría de sus víctimas mutila y tortura, asesina y viola,....... a los sobrevivientes, los que asistieron, espantados e impotentes, a esas calamidades de la naturaleza o de los hombres, esos mismos seres que en aquellos momentos de desesperación pensaron que nunca más querrían vivir y que jamás reconstruirían sus vidas ni podrían reconstruirlas aunque lo quisieran, esos mismos hombres y mujeres, esos precarios seres humanos empiezan de nuevo, como hormiguitas tontas pero heroicas, a levantar su pequeño mundo de todos los días; mundo pequeño, es cierto, pero por eso más conmovedor.

De modo que no son las ideas las que salvan al mundo, no es el intelecto ni la razón, sino todo lo contrario; aquellas insensatas esperanzas de los hombres, su furia persistente para sobrevivir, su anhelo de respirar mientras sea posible, su pequeño, testarudo y grotesco heroísmo de todos lo días frente al infortunio.

Y si la angustia es la experiencia de la Nada, ¿ no sera la esperanza la prueba de un sentido oculto de la existencia, algo por lo cual vale la pena luchar ? Y siendo la esperanza más poderosa que la angustia, ya que siempre triunfa sobre ella, porque si no todos nos suicidaríamos, ¿ no sera que ese sentido oculto es más verdadero que la famosa nada?

Ernesto Sabato.


viernes, 14 de noviembre de 2008

Before and After

Antes era más fácil. Yo entraba al blog, escribía las primeras barbaridades que se me ocurrían y me quedaba contenta. Total, nadie iba a leerme. No sé como, algunos accedieron a este espacio. Seguía sin importarme que alguien que no me conocía me leyera. Luego, yo quise darme a conocer. Envié invitaciones y me promocioné por ahí. A partir de ese momento empezaron los problemas. Borré muchos posts. Si alguien los leyó, sabrá por qué motivos. Mis divagues ya habían volado demasiado alto. Esas cosas pertenecían a otro lugar. Seguí borrando cosas. Algunos posts semi interesantes han dejado de existir. Hace poco alguien me dijo que uno de esos le había gustado. La gente está más loca de lo que yo creía...

Tengo mil ideas en la cabeza. Un montón de temas sobre los que me gustaría escribir. Sin embargo... sin embargo me bloquee. Quizá quien me lea me juzgue y ... ay, cómo me pesa ese prejuicio. Así que hoy voy a dejar de lado todas esas pavadas. Hoy no me importa nada. Si no les gusta, se joden. Este es MY SPACE, digo, MY BLOGSPOT y yo hago lo que se me cante la regalada gana.

¡Cuánto me costó aprender que "before" significa antes y "after" después"!

Desde aquí le mando un saludo a mi profe de inglés, con la que durante tantos años he tenido un vinculo extraño. Las vueltas de la vida...

lunes, 10 de noviembre de 2008

Amo a esos chicos




Me gustan las películas de Tim Burton. Edward Scissorhands (El joven manos de tijera) es mi preferida.

Tim es un idolo. Hace películas espectaculares.

Se me ocurrió buscar en YouTube para ver que encontraba.

http://www.youtube.com/watch?v=ZH3R5ntFK3c

Ese es el link para poder disfrutar de un corto llamado "Vincent". Es genial. El chico se parece a mi...

(SI, para los que no se dieron cuenta, no pude colgar el video.)

martes, 4 de noviembre de 2008

Martes

Desde hace días estoy buscando algo lindo para publicar en el blog. Hoy lo encontré.

Me tomé el ómnibus tarde. Iba lleno. El calor ahí adentro era insoportable. La mujer que iba a mi lado hablando por celular no se corría hacia el fondo y la vieja que estaba en mi otro costado se empeñaba en rozar mi piel con su brazo y colocar su pie junto al mio. Me decidí y me fui hacia la parte trasera, antes de que se acabara mi paciencia. Se bajaron unos liceales y me senté. Al lado mio estaba una chica que todo el tiempo tuvo la boletera sobre sus piernas. No sé por qué... Tenía un bolso donde guardarla.

Sentí un ruido. Creí que provenía de afuera. Algunos pasajeros también oyeron lo mismo. El culpable era el hombre parado enfrente a mi. Estaba agarrado con una mano del pasamanos que esta cerca del techo mientras con la otra apretaba una latita de sprite light. Sonreí al ver tal prodigio. Si yo lo intentara, seguro me cortaría. Una mujer se dió vuelta a verlo pero no se rio. Algunos no aprecian los talentos ajenos.

Seguí en mi mundo, escuchando música que al parecer no pertenece al género que "corresponde". No importa, sigo investigando ese asunto.

Miro a la chica que esta a mi lado. En la mano tenía un san antonio. Era negro con manchitas anaranjadas y blancas. Parecía su mascota. Me dieron ganas de pedirle que me lo prestara un ratito. El bichito parecía contento. Me intrigaba saber si el animalito había entrado por la ventana o si ella lo había llevado. Miré la boletera de la muchacha. Tenía boletos verdes, así que andaría entre los 15 y 18 años. La foto no parecía suya. Tenía un pañuelo verde a modo de vincha.

Se acercaba mi parada y me bajé, sin preguntar nada.

Tuve teorico de matemática. El ómnibus había demorado mucho y llegué veinte minutos tarde. Cristina me había guardado un lugar. No debería sentarme con ella. Las dos hablamos mucho y ahora se nos dió por reirnos en clase. Tememos que nos echen. Por suerte quedan tres semanas.

Salgo y me voy corriendo para mi talller de escritura. Llegué en hora. Sólo estaba mi profesor, Roy Berocay, y Victor, un chico extraño.

Roy Berocay es uno de mis dos escritores infantiles preferidos. Elsa Bornemman también me gusta/gustaba mucho. Cuando era niña y preadolescente leía sus libros (junto con los de Poe o algun otro que tuviera la suerte de caer en mis manos).

Hoy me animé. Le pedí que me firmara mis libros del sapo Ruperto. Me dijo que sí.

¡Roy Berocay me autografió sus libros y me escribió una dedicatoria!

Un sueño hecho realidad.

Esto, mis estimados lectores, es algo lindo.

sábado, 1 de noviembre de 2008

Poetry

Estrofas


Morir como el crepúsculo quisiera

o como el rayo de expirante día

¡Oh muerte dulce! ¡Mi sepulcro fuera

el hondo seno de la mar bravía!



Morir quisiera cruel risueña estrella,

que el alba cubre de dorado velo;

morir quisiera sin dolor, como ella

y sepultarme en el radiante cielo.



Morir quisiera cual la esencia grata

que vierte el cáliz que la brisa mece,

que por el aire sube y se dilata

como el incienso que al señor se ofrece.



Tu muerte anhelo, límpido rocío,

que el alba absorbe con su rato ardiente;

así inhalara Dios del pecho mío

mi vida, cual la tuya el sol naciente.



Morir quisiera como triste nota

que entre las cuerdas del laúd resuena;

muere en la tierra y en el cielo brota,

y en el seno de Dios mística suena.



Más no te extinguirás como la estrella,

no morirás como la luz del día,

ni como el llanto de la aurora bella,

ni cual gata flor que el campo cría.



Acabarás vertiendo amargo llanto,

enflaquecido por crüel tormento:

Natura sólo muere sin quebranto;

el hombre con dolor rinde el aliento.


Jorge Herwegh.


Estos versos los encontré en un tomo de "El tesoro de la juventud". El mérito es haberlo copiado para que no se pierda. Espero que porque me gusten cosas como estas no me esté creando fama de suicida, ya que con la de "asesina en potencia" tengo suficiente. Recuerden que Stephen King todavía no mató a nadie e hizo la plata escribiendo historias muy sangrientas.


En fin, solo quiero que no se muera un poema.



jueves, 30 de octubre de 2008

Mi primera publicación






Esta es la prueba de la primera vez que me publicaron. Se llama "Aperiodico" y se distribuye gratuitamente en la Facultad de Ingeniería, Universidad de la República, Uruguay. En esa facultad son todos muy "matemáticos" y la mayoría son hombres. Yo había sacado un libro en la biblioteca y me invitaron a hacer un comentario. Hice dos. Al lado del título está MI nombre: Patricia Santos. Si hacés click sobre la imagen, se puede leer lo que escribí (aviso, no es la gran cosa. Lo hice en veinte minutos).


PD: Gracias Alejandro por avisarme que me habían publicado y mandarme la imagen.

domingo, 26 de octubre de 2008

Mentiras...

“Lo que me abruma no es que me hayas mentido, sino que ya no pueda creerte en lo sucesivo.” Nietzsche.

Sin embargo, yo sigo preguntándome si ese engaño fue voluntario. Si fui yo la que elegí ver la realidad de una forma incorrecta. ¿Decidí concientemente tener una visión distorsionada?

Hay dos formas de descubrir que alguien miente. La primera es cuando esa persona comete un desliz. Vemos los hilos del titiritero y la ilusión se rompe. La otra es cuando el hechizo que nos afecta se termina. Cuando se cae la venda de nuestros ojos. Allí nos damos cuenta que nuestras impresiones eran incorrectas.

La primera situación se asemeja al espectáculo de un mago. Nosotros sabemos que lo que vemos no es cierto, que todo es un truco, una mentira. Si descubrimos el engaño, ya no tenemos deseos de continuar participando voluntariamente. El mago lo sabe y juega con eso, poniendo toda su capacidad en prolongar la ilusión el mayor tiempo posible. Si nosotros nos aburrimos de sus mentiras, él no tiene nada que reprocharnos. Las reglas estaban escritas de antemano.

El segundo caso es más complejo. Nos colocamos una venda invisible, aún cuando no lo reconocemos. Nadie sabe de su existencia. En algunos casos, tampoco lo sabe el afectado. Existe quien intenta averiguar la causa de nuestra ceguera. Nosotros nos empeñamos una y otra vez en defender nuestra postura con argumentos indefendibles a sus ojos. Los atacantes se rinden y nosotros vivimos felizmente nuestra mentira.

Un día, nos olvidamos de ajustar el nudo y se nos cae la venda. Percibimos todo aquello que nos contaron y aún más, fruto de nuestras propias impresiones. Estamos completamente aterrados ante el monstruo que tenemos enfrente. ¿Qué hacemos entonces? Nos alejamos corriendo y gritando, espantados por el peligro al que estuvimos expuestos por tanto tiempo.

¿A quién culpar en ese caso? Nuestro monstruo siempre se mostró tal cual era, sin ocultarnos nada bajo la manga. No puedo decir quién sufre más. El rechazado se siente dolido por un aparente y repentino alejamiento, el cual no sabe a qué atribuirlo. Nosotros tenemos sentimientos encontrados, dependiendo de a quién y por qué rechacemos.

En uno y otro caso, no es posible seguir tolerando otra mentira.

Sólo Dios puede perdonar. Yo solamente intento no guardar rencor ni emitir juicios de valor a la ligera.

viernes, 24 de octubre de 2008

Sola, siempre sola


Quizás algún día,
pueda abandonar
el reino de la melancolía...

jueves, 23 de octubre de 2008

Tres situaciones

IRA

Matías recibió la bofetada de su padre sin decir palabra. Su mejilla estaba roja y palpitaba. La cara le dolía. Apretó sus dientes con fuerza para reprimir el impulso que tenía en ese momento: emitir un quejido y colocar su mano sobre la zona afectada. No demostraría debilidad ante ese ser despreciable. Se mantuvo erguido, controlando cada uno de sus gestos corporales. Forzó a sus manos a estarse flácidas a los lados y no contraerse en un puño cerrado. Sus grandes ojos azules permanecían clavados en el piso, en un intento por demostrar vergüenza y disimular la hoguera que ardía en su interior.

El señor Rodríguez cerró la puerta de la habitación con la sensación del deber cumplido, dejándolo solo para reflexionar sobre lo sucedido. Apenas se fue, dos lágrimas de impotencia cayeron sobre el piso. Matías era incapaz de defenderse. Lo único que lo confortaba era saber que algún día sería su hora. Ese pensamiento le permitía dormir cada noche con una sonrisa, planeando su venganza.

MIEDO

Se le había hecho tarde, así que decidió cortar camino. Dobló hacia la derecha, por una calle que no conocía. Se sentía insegura entre esas casas extrañas. Vio a un hombre que se acercaba en dirección opuesta. Magela pensó en cruzar de acera. De todas formas le pareció algo estúpido. Él podría hacer lo mismo sin mayores inconvenientes. Apretó la cartera como si fuese un escudo protector y apuró el paso. Sus tacos resonaban contra la vereda. Sentía la ropa pegada al cuerpo. Transpiraba. Seguramente el tipo intentara robarle.

Él hombre olía a vino barato, a sudor y a mugre. Se encontraron. Magela esperaba escuchar la conocida frase “dame la plata”. Él la agarró del pelo y le tapó la boca. Magela trató con todas sus fuerzas de zafarse arañando, pateando y mordiendo. Su cartera cayó al piso. En ese momento ella quería soltarse, correr lejos de allí y gritar pidiendo ayuda.

Las estrellas observaban en silencio. El hombre se arrimó a una pared y empezó a tocarla con una mano mientras le apretaba el cuello con la otra. Magela prefería morirse antes de seguir con eso. Temblaba. Un escalofrío le recorrió la espalda. Todo su cuerpo rechazaba esa intromisión. Las lágrimas le cubrían el rostro. Cerró los ojos gritando sin emitir sonido. Sabía adonde iba a terminar todo eso. Le rogó a Dios. Sólo deseaba que el hombre tuviese la decencia de matarla.


AMOR

Los domingos era el día que Rubén le dedicaba al auto. Se levantaba temprano, y salía al patio a lavarlo. No importaba si hacía frío o calor, siempre hacía la misma rutina. Lo lavaba lentamente y con mucho cuidado, como si fuese un bebé. Luego, cuando estaba seco, le pasaba cera y lo enceraba concienzudamente. Sus manos acariciaban la carrocería hasta hacerla brillar. También se ocupaba del interior. Lo aspiraba hasta que no quedaba una mota de polvo. Lo perfumaba y le hablaba, ya que aunque fuese tan sólo un auto, le tenía mucho cariño.

Rubén se preocupaba cuando le sentía algún ruidito extraño a su pequeño Chevete. Siempre temía lo peor. Sufría cada vez que debía concurrir al mecánico. Había recorrido varios talleres antes de encontrar al adecuado. Uno en el que no lo dejaban durmiendo a la intemperie. Un lugar en donde lo trataban con la atención que se merecía. Un taller en donde cada auto era especial y era atendido como tal. Como su Chevete, su preciado tesoro, su única familia.

Hierba mala nunca muere

Aquí estoy, mis queridos amigos y público imaginario. Cómo lo prometí, este post está dedicado pura y exclusivamente a una persona: a vos, Marcelo. Gracias.

Bueno, mis queridos amigos reales, como verán, este es mi blog. Hoy he decidido abrir las puertas al público en general, quitando el velo de misterio que lo cubría. Por esa razón, los he invitado a todos a través de un sencillo correo electrónico. Todavía tengo mis dudas con un par de personas (porque sé que me van a juzgar diferente al resto).... En fin, tengo que aprender a valorar mi trabajo.

Edite un poco más este espacio, dejando algunos artículos que creo que no merecen desaparecer. De todas formas, quiero aclarar que:

  1. los emo, si se visten o no de negro no es de mi incumbencia. Ese artículo es un esbozo.
  2. conocí a una mormona (santos de los últimos días). Es mi segunda referente como cristiana, después de esa personita de la que ya hablé. Y mil disculpas si alguien se ofende por lo de que me saquen el diablo. Me haría falta algo así.
  3. qué más... ah, si. El poema es cursi, pero es el primero que muestro (y el único)
  4. si, escribía declaraciones de amor por correo electrónico. Ay, que tiempos aquellos...
  5. lo de la discriminación es cierto. Ya dejó de tener gracia escandalizar viejas y conocido pacatos con lo de "me gusta Dani Umpi". Me aburrió. Nadie entendía el mensaje en su totalidad.
  6. Asimov. Idem. Era la tarjeta de presentación de esta damisela, junto con lo de Dani y que me gusta King. Gente, no soy tan simple. También me aburrió. Hace años que no leo nada del Doctor. Yo LEO. Sé lo que es bueno y lo que es malo. Punto.
  7. El cuento lo escribí hace mucho. Voy a postear alguno de mis ejercicios. en una de esas, me animo y escribo un original dedicado a La guadaña. Es importante, abstraese del la persona-escritor y leer objetivamente. No todo son anécdotas personales.
  8. Nuevamente, gracias Marcelo.

martes, 29 de abril de 2008

Khalil Gibrán

GIBRÁN KHALIL GIBRÁN


EL LOCO
(1918)


DERROTA

Derrota, mi derrota, mi soledad y mi aislamiento: Para mí eres más valiosa que mil triunfos,
Y más dulce para mi corazón que toda la gloria mundanal.
Derrota, mi derrota, mi conocimiento de mi mismo y mi desafío.
Tú me has enseñado que soy joven aún y de pies ligeros y a no dejarme engañar por laureles vanos.
Y en ti he encontrado la dicha de estar solo Y la alegría de ser alejado y despreciado.
Derrota, mi derrota, mi fulgurante espada y mi escudo:
En tus ojos he leído que ser entronizado es ser esclavizado, y que ser comprendido es ser derribado. Y que ser apresado es llegar a la propia madurez Y como un fruto maduro, caer y ser objeto de consumo.
Derrota, mi derrota, mi audaz compañera:
Oirás mis cantos, mis gritos y silencios, y nadie mas que tú me hablará del batir de las alas. De la impetuosidad de los mares. Y de montañas que arden en la noche.
Y sólo tú escalarás mi inclinada y rocosa alma. Derrota, mi derrota, mi valor indómito inmortal. Tú y yo reiremos juntos con la tormenta.
Y juntos cavaremos tumbas para todo lo que muere en nosotros. Y hemos de erguirnos al sol, como una sola voluntad. Y seremos peligrosos.


domingo, 16 de marzo de 2008

Asimov, un grande

con las Decidí escribir algo para el blog antes que ponerme a escribir tonterías y enviarlas por e-mail.

Hoy, voy a hablar de mi gran pasión: la literatura. Me gustan muchos escritores, y muchos géneros literarios, así que me resulta un poco complicado encarar este tema de forma clara y ordenada. Haré mi mejor intento.

Isaac Asimov es uno de los escritores de sf (science fiction) más prolíficos. Estuve un tiempo tan obsesionada con el Buen Doctor Isaac hasta que me obligué a abandonar sus libros. Lo adoro y me cuesta ser objetiva. Este artículo lo escribo con el corazón.

Isaac Asimov nació en Petrovichi, Rusia. La fecha de su nacimiento no se sabe con exactitud, pero él festejaba su cumpleaños el 2 de enero y consideraba 1920 como el año de su nacimiento. Cuando tenía tres años se fue con su familia a EE.UU. Allí su padre tenía un kiosco de revistas y fue donde empezó a leer sobre el género que posteriormente me haría conocerlo. Se recibió como Doctor en Bioquímica. Murió el 6 de abril de 1992 debido a fallas cardíacas y renales producidas por el SIDA, contagiado durante una transfusión de sangre.

Su bibliografía es increíblemente extensa. No se limitó a la ciencia ficción, si no que fue, junto al gran Carl Sagan, un gran divulgador científico. Escribió libros sobre infinidad de temas como lo demuestran sus libros sobre la Biblia y su colección de libros sobre historia. Dentro de la ciencia ficción (también cultivó el género fantástico y policial; además de ser el creador de la ciencia ficción policial) fue el creador de la mejor serie de libros de ciencia ficción que he leído: “FUNDACIÓN”. “Fundación” son relatos independientes que se convirtieron en novela. Luego, creó la trilogía de las fundaciones, con “Fundación e Imperio” y “Segunda Fundación”. Para escribirlos se baso en la ascensión y posterior caída del Imperio Romano (en los libros no se nota, es un dato pintoresco). Después de años en que sus seguidores le pidieran más de esta impactante historia, decidió continuar con “Los límites de la Fundación”, “Fundación y Tierra” y dos más que no leí porque fue cuando decidí cortar mi adicción por Asimov. Cabe destacar que a partir de “Los límites de la Fundación” TODOS sus libros y relatos empiezan a formar parte de algo más grande. La serie “Fundación” se une a la de robots positrónicos y sus relatos independientes (que escribió durante años) ayudan a comprender los inicios de las ya mencionadas series de libros.

Lo primero que leí de Isaac fueron cuatro relatos de un librito que venía con la revista “Muy Interesante” (la cual es una excelente publicación). Tengo muchos libros de Isaac (y he leídos otros que no poseo). Tengo “Azazel”, “El cerebro humano” (es sobre biología), “Un guijarro en el cielo”… ¡Hasta tengo muchas Isaac Asimov´s Science Fiction Magazine! La mayoría son en español, aunque tengo una o dos originales. El libro que más que gusta es “Cuentos Completos I” de editorial Punto de Lectura, porque reúne varios libros y contiene un montón de cuentos. Allí están algunos de mis preferidos, como “Mi nombre se escribe con S”, “Sensación de poder”, “”Un día tan hermoso, “Esquirol” y “La última pregunta”. Este último cuento me parece una obra maestra de la ciencia ficción. El final es magistral. Lamentablemente ninguno tiene sus notas biográficas, a diferencia de muchos de sus libros, como los de la “Edad de oro”, entre otros.

La película “El Hombre Bicentenario” (que es GENIAL) esta basada en su cuento homónimo. Esa película es grandiosa. En cambio, “Yo, robot” es una burla. Cualquiera que conozca las Leyes de la robótica podría decir que los robots no pueden dañar a un ser humano bajo ninguna circunstancia. Están manchando la memoria de Susan Calvin y del mismísimo Andrew Martin (dos personajes memorables). Las leyes de la robótica aparecen en un capítulo de los Simpson (cuando Homero le hace un robot a Bart), en el cual el científico (no recuerdo su nombre) cita al doctor Asimov y dice su nombre.

La mejor página sobre Isaac Asimov es la de La fundación on line. Tiene TODO lo que puedo querer y más. Gracias por hacer algo así.

La argentina de García-Cuervo, también está muy buena

La obra de Asimov se puede bajar desde la web.

jueves, 6 de marzo de 2008

Es un Troll


CONGRATULATIONS!!!!!!!!!!!!!!

Quise publicar una imagen en el blog y logré mi objetivo.
Posted by Picasa

domingo, 17 de febrero de 2008

Me pareció simpático publicar esto

Esto lo saqué de un blog. Me lo enviaron por e-mail en versión mexicana. Prefiero la rioplatense.

ME MOLESTA:
1.- La gente que cuando me pregunta la hora señala su muñeca. ¡Ya sé dónde tengo mi reloj!
2.- La gente que no te conoce y te dice "eh, amiga" para pedirte algo... ¡¡¡yo no soy tu amiga!!!
3.- La gente que esta dispuesta a recorrer toda la casa y revisar cada uno de los rincones del cuarto para buscar el control remoto... pero le da pereza pararse a cambiar de canal.
4.- Cuando la gente dice “Siempre está en el último lugar en el que buscás”... ¡¡¡MÁS VALE!!! Si estuviera en el primero para que seguirías buscando??!!! No? ¿Hay gente que en serio lo hace?
5.- Cuando en el cine te dicen "¿Viste eso? Nooo!!! PAGUÉ $100 MANGOS PARA VENIR AL CINE A VER EL TECHO... ¡¡!!
6.- La gente que te pregunta "¿Te puedo preguntar algo?" Como que no te da muchas alternativas, no? Preguntá y, listo!!!!!
7.-Los que hacen items al pedo.
8.- Los que te llaman por teléfono a tu casa y cuando atendés te preguntan ¨¿Estás en tu casa?¨ ¡¡¡OBVIO!!! Dónde voy a estar en lo de Pocha, si atendí Yo!
9.- Los que mandan mail en cadena avisando que va a cerrar HOTMAIL... Como va a cerrar HOTMAIL? Piensen! Acaso esa gente se entrena para mandar gansadas?
10.- Los que te llaman a las 7 de la mañana o a las 4 de la madrugada y te preguntan “UH, te desperte?” Nooooooo, si yo soy Drácula!!! MAS VALE QUE ME DESPERTASTE! Y encima te dicen: “Ay disculpame, entonces te llamo más tarde”
11.- a) Preguntas estúpidas cuando expresás algo como:- Me robaron…
- ¿Quién?
- Se me perdió la cartera…
- ¿Dónde?
b) Cuando se demuestra algo obvio .- ¿Que te pasó? Te cortaste el pelo? (NO, ME CAYÓ ÁCIDO EN LA CABEZA!!!)
- Estas embarazada? (No, me puse esta almohada para ver si me quedaba bien!!!)
- Ya llegaste? (NO!!! ESTÁS VIENDO UN HOLOGRAMA.... RECIEN ESTOY SALIENDO DE CASA.... MÁS VALE Q LLEGUÉ)
- Te hiciste un tatuaje? (Noooo, es una manchita de nacimiento ANIMAL!)
c) En un lugar de conducta específica, como el estadio, el cine, un restaurante o una biblioteca, te dicen: "Que hacés acá?" “Nada, Vine a barrer!!!”...”Vine a saludar alos mozos y ya me iba...”
P.D. Cualquier similitud con TU realidad es pura coincidencia

miércoles, 30 de enero de 2008

Esperanto

*Saluton! = saludos
Mi estas esperantisto = Yo soy esperantista

El Esperanto es un idioma artificial creado por Ludwik Zamenhof hace más de cien años para facilitar la comunicación entre los pueblos. Su simpleza permite que cualquiera lo domine por completo en pocos meses. Las reglas son por demás sencillas, ya que no existen verbos irregulares. Los adjetivos terminan en a y los sustantivos en o, por nombrar algunos ejemplos.

Es un idioma internacional y neutral. A diferencia de los idiomas tradicionales, el esperanto no supone ninguna clase de dominio. Como ejemplo, podría citar el predominio actual del inglés, el cual se basa en la hegemonía y el poderío de los Estados Unidos.

Los esperantistas del mundo tienen mayores posibilidades de practicar el idioma en la actualidad, ya que existen muchas páginas de internet dedicadas a este tema. Se puede leer libros, chatear, escuchar música y hasta jugar al scrabble (“Skrablo”).

Cada dos años, desde 1905, con excepción de los periodos siguientes a la I y a la II Guerra Mundial, se realizan Congresos Universales de Esperanto.

El 10 de enero de 1954, en el salón de los Pasos Perdidos, en Uruguay, la UNESCO reconoció oficialmente al Esperanto.

En Uruguay existe la Sociedad Uruguaya de Esperanto, con sede en Montevideo. Allí se reúnen, se dictan cursos y sobre todo, se divierten conversando en un idioma que pocos conocemos.

Conocí el Esperanto por casualidad, en el 2005, cuando tenían un stand en la feria del libro, en el LATU. Estudié el idioma un tiempo, a través de un curso por correo electrónico. Me mandaban las lecciones, yo hacía los ejercicios y ellos me enviaban las correcciones. Todas las palabras se pronuncian como si fueran graves (se acentúan en la penúltima sílaba). Me gustaba aprender Esperanto. Molesté tanto que logré que me enviaran una especie de examen, porque quería que me dieran un certificado de esperantista. Quería memorizar todo antes de hacer la prueba, así que nunca la hice. Además, no quería ir sola a las reuniones, así que al final lo abandoné. Igual sigo recibiendo el boletín con las últimas noticias.

Los esperantistas uruguayos se reúnen con los visitantes de otros países que hablan el idioma, como un joven pianista ruso que vino hace un tiempo a tocar música clásica a nuestro país. Después del concierto, se reunieron a charlar en Esperanto, ya que los uruguayos no hablaban ruso ni el ruso hablaba
castellano. Tienen un espacio en la Radio Activa, la cual se dedica exclusivamente al esperanto.

Leí una novela de ciencia ficción rusa, “La columna negra”, en la que el protagonista utiliza el Esperanto para comunicarse con algunos tripulantes (no tiene escrito ejemplos). De vez en cuando, en alguna serie o dibujo animado también es nombrado.

Las páginas que conozco son:

lernu.net Se pueden tomar cursos tutoreados por otros esperantistas

www.cursoesperanto.com.bra Ahí se puede bajar un curso en 12 lecciones (en el que yo estudié eran 15)

ttt.esperanto.org/espviva/ev_es/utf-8/unik7 Curso gratuito por correspondencia

ttt.esperanto.org.uy Sociedad Uruguaya de Esperanto

ues@esperanto.org.uy es la dirección a laque yo enviaba las lecciones. También tienen un foro en yahoo.

Quiero informar a los miles de interesados que en caso de duda pueden preguntarme y yo después les escribo a mis instruistoj (instructores). Ya que estoy, les mando saludos a Daniel y Alberto, que saben muchísimo y siempre contestaron todas mis dudas.

sábado, 26 de enero de 2008

Editorial

Este blog lo hice para demostrarme que puedo escribir medianamente bien. Tengo un cuaderno en el que escribo mis ocurrencias, ya sea al estilo diario personal o en forma de apuntes. Lo escribo de una forma muy particular, sabiendo de antemano que todos los guiños y códigos van a ser descifrados… soy mi propio lector. Acá es distinto, porque estoy tratando de hacerlo (en la medida de mis posibilidades) profesional, intentando atrapar a un inexistente público, invitándolo a seguir leyendo este pequeño espacio.

Escribo lo que me parece, imaginando que otros van a leerlo. Si no lo lee nadie no me importa. Si no fuera por este espacio que tan amablemente me brindó Mr. Blogspot, no estaría escribiendo nada. La verdad es que hace mucho tiempo... yo quería ser escritora. Luego, me censuré. No creía que mis trabajos fueran dignos. A partir de ese momento sólo escribí para mi misma.

Ahora he vuelto ha realizar algo que me apasiona. Intentaré escribir desde el corazón acerca de todo aquello que en algún momento atrajo mi curiosidad. Utilizaré todo mi potencial para expresar exactamente lo que siento con palabras.

Querido lector imaginario, te agradezco que hayas leído anónimamente estas palabras.

Si esto no te convence, bueno, puedo decir que escribo un blog porque soy vanidosa y quiero que todos me conozcan. Supongo que también es un poco de eso. Por eso estoy cuidando lo que publico para cuando me decida a firmar mis artículos con el nombre que aparece en mi credencial (y en mi documento de identidad, mi licencia de conducir, mi partida de nacimiento, etc.).

miércoles, 23 de enero de 2008

Miedo

Lo siguiente lo leí en una página goth (creo que es de Hellfire). Ejemplifica muchas cosas estúpidas que hacemos cuando tenemos miedo.


“Tú estás por la noche en la cama y oyes un ruido extraño, ¿y qué haces? ¡Te tapas con la sábana! ¡Muy bien!

¿Qué pasa, que la sábana es antibalas? ¿Qué, si viene un malo con un cuchillo no va a poder atravesarla, se le va a doblar la hoja?

¡Hombre, por favor!

¿Y cuando nos da por mirar debajo de la cama? ¡Hombre, que ya tenemos una edad! Además, suponiendo que haya un asesino debajo de la cama, ¿qué ganas mirando? ¡Que te mate antes! Muy bien, fantástico. ¿Se imaginan que un día nos encontrásemos a alguien debajo de la cama? ¿Qué le diríamos?:

- Buenas nocheeees... ¿Qué? Asesinando, ¿no?

- A veeer..., hay que ganarse las lentejas.

- ¡Pero hombre de Dios! Salga de ahí que se va a quedar frío. Ande, suba, que va a coger asma con tanta pelusilla. Máteme en la cama, que estará más cómodo.

Otra reacción estúpida ante el miedo es mirar dentro del armario, que ya es el colmo. Porque, vamos a ver ¿a alguien le cabe un señor dentro del armario? Pero si el día que planchas no sabes dónde meter toda la ropa, ¿cómo se va a meter un tío ahí dentro?

Otra situación. Oyes un ruido raro en casa y te levantas, acojonado, en calzoncillos, y preguntas:

-¿Hay alguien ahí?

¿Pero qué te crees, que si hay alguien te va a contestar?

Lo mejor es cuando llegas a la conclusión de que si hay alguien sólo puede estar detrás de la puerta del cuarto de baño, porque lo demás ya lo has registrado y, ¿qué haces? Asomas la cabeza poco a poco, más que nada para que, si hay alguien, te dé a gusto. ¡Ay!

Otra. Vas en un coche y, de repente, el conductor empieza a correr como si fuese Carlos Sainz, pero sin Carlos y sin Sainz, y tú acojonado. ¿Qué haces? Lo normal, protegerte: te agarras a la asita de plástico que hay encima de la puerta. Ya se puede estampar si quiere, que tú vas cogido a la asita...

En esta situación lo que hacen las madres es agarrarse al bolso y ponérselo delante, como si fuese un airbag.

¿Y cuando vas en bicicleta bajando una cuesta y aquello se embala? ¿Qué es lo que se te ocurre? Quitar los pies de los pedales. ¡Muy bien, muy inteligente! Cuando te descontrolas del todo, sueltas también las manos del manillar. Eso es. Pero ¿qué crees que va a pasar? ¿Que vas a salir volando como E.T.?

Cuando nos van a poner una inyección, ¿qué hacemos? Poner el culo tan duro que la aguja rebota. Sabemos que duele más, pero no podemos evitarlo. Y es que el miedo nos incita a hacer una idiotez detrás de otra: tienes que bajar al garaje y no hay luz. Empiezas a pensar en fantasmas o en si habrá alguien escondido y, ¿qué haces?

Cantar. “¡Miedo, no tengo miedo, lo sabes tú muy biebiebiebien”! Eso es, da más datos. Lanza una bengala.

¿Y qué pasa si vas por la calle y de pronto ves a alguien y piensas que te va a atracar? Pues te cambias de acera. Seguro que si es un atracador, pensará:

"Mierda, otro que se me ha cruzado de acera, qué nochecita llevo". Pero ¿por qué hacemos esto? ¿Qué pasa, que los atracadores sólo atracan en la acera de los pares?

¡Ay! El otro día iba en el ascensor con una mujer a la que no conocía de nada y de repente el ascensor hizo un extraño: "Brramb". ¿Y qué hizo la señora? ¡Agarrarse a mí! Es una reacción típica de las mujeres. Deben de pensar que los hombres no caemos cuando se descuelga un ascensor.

No hay que olvidar que unidas a nuestras reacciones estúpidas están las que tiene el cuerpo por su propia cuenta. Una de ellas es temblar. Si por ejemplo hay un ladrón en casa y nos escondemos debajo de una manta, el hombre no tiene problemas para encontrarnos. Nos ponemos como un móvil en posición vibrador.

Otra reacción estúpida es la de quedarte paralizado. Si viene un coche hacia ti y está a punto de atropellarte, esto es todo lo que se le ocurre a tu cuerpo, quedarse quieto.

Más reacciones que tiene el cuerpo por su cuenta: gritar. Claro que sí, muy lógico. Si estás friendo un huevo y se te prende la sartén ¿qué se te ocurre? Gritar. Te pones a gritar como un loco:

-¡¡Que se me queman los huevos!!

Y si viene otra persona, se une a ti con sus gritos:

-¡Que se te queman los huevos!

Pero ¿qué pretendemos? ¿Apagar el fuego a gritos? ¡Hombre, por favor!

Y luego está lo de cagarse de miedo. ¿Habrá algo más estúpido y más inútil que cagarse de miedo? Bueno, sí, morirse de miedo. Ahora, eso sí, ¡que me esperen muchos años!”

Goth

“La guadaña” se complace en publicar su primer artículo con connotaciones goth.

Aunque antes me parecían unos estúpidos que se vestían de negro, ahora he aprendido más al respecto. Antes que nada, me gustaría aclarar que los términos “goth” y “dark” no significan lo mismo. Ser dark es vestirse de negro, ser goth no. Quizás para muchos esto resulte obvio, al menos para los que conocen algo al respecto.

Empiezo hablando por la vestimenta, que es lo más superficial, porque es lo primero que se ve. Lamento que esto sea así, pero yo no escribí las reglas de la sociedad. Mi abuela le dice “hippies” (yo la corrijo, ella dice lo que quiere) o “punks” a todo aquel que se viste de negro y tiene perforaciones, muchos tatuajes o usa remeras de grupos de metal. No se dejen engañar, señoras y señores. Existen muchas personas que se visten de ese color.

Lo que escribo acá es todo muy general, ya que considero que quienes están más involucrados en esto pueden escribir cosas mucho mejores. Como decía, los que se visten enteramente de negro son dark´s. Ese es el término con el cual se designa ese look. El dark en sí, al igual que el goth, tiene su propia filosofía de vida. Con filosofía me refiero a forma de pensar, gustos musicales, indumentaria, etc.

Aunque yo no esté de acuerdo, lo que mantiene unido a los góticos es el gusto por los mismos grupos musicales. Personalmente opino que ser goth es mucho más que eso… claro que es mi opinión. Quiero resaltar que no porque alguien escuche Lacrimosa o cualquier otro grupo de su agrado y que pertenezca al género goth, es gótico. Tampoco por vestirse de negro uno es dark o goth. Tiene que ver con una forma de ver el mundo, con un sentimiento, con algo que viene de adentro.

Hay muchas y muy buenas páginas que hablan sobre el movimiento goth (o gótico). Allí se puede encontrar información acerca de la estética, de la vestimenta, grupos musicales, escritores, historia del surgimiento del goth, foros, humor, etc. Hay aspectos en los que pueden existir diferencias, ya que no existen reglas para convertirse en goth. O se es, o no se es.

Resumiendo, para ser goth no hay que vestir de negro, creer en Satán (los que piensan que los góticos son satanistas debe ser porque ellos mismos creen en Lucifer), aparentar que uno está muerto y romper vínculos con familiares, amigos y conocidos, decir que a uno le gusta tal banda o película o escritor, comprarse todas las porquerías que uno encuentre para que los demás vean lo góticos que somos (no, no creo que por escuchar a Evanescence o Rasmus o ¡¡¡Kudai!!! se sea goth, así que no te pongas sus pins, mochilas o remeras), ni ninguna otra tontería por el estilo.

Estoy escribiendo esto porque no encontré información al respecto cuando busqué una página uruguaya que dijera algo sobre el tema. Si quieren ampliar la minúscula información que tuve el atrevimiento de escribir, les recomiendo que visiten alguna de estas páginas:


http://usuarios.lycos.es/laciudadgotica
http://www.gothicworld.ws/
http://www.hellfiregothicclub.com/

Existen muchísimas. Estas tres son bastante completas en cuanto a información, son claras y tienen muchas cosas útiles.

“El gótico refleja esa soledad que tiene la gente a pesar de estar rodeada por mas gente. De esa muerte que nos espera a cada momento en cualquier lugar. El sentir los sentimientos al máximo, sea cual sea este, y que en cualquier momento podemos morir.” La Nación gótica.

domingo, 20 de enero de 2008

Yo visité Ganímedes

“¿Creés en los ovnis?” Esa es el tipo de preguntas que suelo hacer y que hace que la gente me mire de forma extraña. Al menos es mejor que hablar sobre Bailando por un sueño, Gran Hermano o cualquier otra idiotez que esté de moda. Si se trata de habladurías y chismes baratos, paso. Prefiero ver crecer el pasto.

Con respecto a la pregunta que dio inicio al párrafo anterior, debo decir que la pregunta está mal hecha. Debería ser: “¿Opinás que puede existir vida extraterrestre?”. Esa sí que es una gran pregunta. Sin dudarlo un segundo respondería que sí, las leyes de la probabilidad están a mi favor. El Universo es lo suficientemente basto como para cerrar nuestra mente egocentrista al creer que somos los únicos seres vivientes que existen. Al menos puede existir un único organismo unicelular. Un ejemplo muy gráfico es el final de la película Hombres de negro (“Here comes the man in black. The one you won´t remember” Lo estoy escribiendo de memoria y yo no soy una fuente fiable). Conozco muchos ejemplos como ese, en el cual se describe de una forma maravillosa lo que estoy queriendo decir.

No, no creo en los OVNI (Objetos voladores no identificados). Bueno, no como se supone que “debería” creer. No creo en la evidencia que existe al respecto. Me encanta la idea de que ahí afuera viven seres muchísimo más avanzados que nosotros y que pueden venir de excursión a nuestro planeta. Más allá de todo eso, y poseo bastante información al respecto, no creo que existan “platillos voladores”. La palabra en si (“flying saucers”) surgió en base a un mal entendido de la declaración de la primera persona que dijo haber visto uno.

Cuando hablamos seriamente del tema, la mayoría de las personas concuerda acerca de una posible existencia de vida extraterrestre, cualquiera sea su estado evolutivo y desarrollo tecnológico. El problema es que se le a dado tanto sensacionalismo al tema, ya sea por culpa de los fanáticos dispuestos a crear una nueva ideología a partir de la primera idiotez con la que se encuentran por la mañana (ejemplo: Jesús va a venir a buscarnos en una nave) o por programas de televisión (X-files. Aunque estaba bue-ní-si-mo. Yo prefería la parte de los poderes paranormales. Tendría que escribir algo al respecto). Es como dice Mulder: “The truth is out there”

viernes, 18 de enero de 2008

Humor negro

Acá les va una dosis de humor negro. Culpen a Lord Cursed.

Está una familia comiendo y el niño más pequeño empuja su plato hacia adelante y dice:
- Mamá, ya no quiero a mi abuelita
A lo que la mamá contesta:- Callate y sigue comiendo, me costó mucho cocerla...

Estan la mamá y su hijo en el parque. La señora, sube al niño a una bicicleta y se encarrera y lo avienta. Zaz el niño se cae con todo y bicicleta. Entonces la señora lo sube otra vez y lo avienta, y zaz se cae otra vez.... Y así hace lo mismo varias veces. Después le dice, “no, esta es la última” y lo sube otra vez y le dice “¡pedalea hijo!” Lo avienta y zaz se cae otra vez.La mamá muy enojada le grita: “además de INVÁLIDO, PENDEJO!!!!

Mamá, ¿qué hago con este pedacito de carne?
-Tiralo, nene
-Mamá, ¿qué hago con este pedacito de carne?
-Tiralo, nene...
- ¿Y con este otro pedacito de carne?
- Tiralo, nene...pero te digo una cosa...desde que estás con lepra, estás insoportable....

Este va por mi cuenta:

- Mamá, mamá, me regalaron un perro sin patas.
- ¿Y como lo vas a llamar, hijito?
- ¿Para qué lo voy a llamar si igual no va a venir?

Curiosities

Hace mucho (mucho, muuuuucho) tiempo quería tener una página web: era demasiado complicado y no tenía sentido. Después tuve ganas de tener un blog o fotolog o log que fuera. Todavía no sé bien que es lo que voy a publicar en “La guadaña”. Por algunos días voy a continuar con el periodo de prueba. Espero que lo que aparece no parezca contradictorio. Realmente, soy así.


A continuación, una serie de datos curiosos.

1- Es imposible chuparse el codo.

2- Es posible hacer que una vaca suba escaleras pero no que las baje.

3- El graznido de un pato (cuac, cuac) no hace eco y nadie sabe por qué.

4- Multiplicando 111.111.111 x 111.111.111 se obtiene 12.345.678.987.654.321.

5- El nombre Jeep viene de la abreviación del ejército americano a "General
Purpose" Vehicle, o sea "G.P." pronunciado en inglés.

6- Es imposible estornudar con los ojos abiertos.

7- Los diestros viven en promedio nueve años más que los zurdos.

8- La cucaracha puede vivir nueve días sin su cabeza, antes de morir de hambre

9- Los elefantes son los únicos animales de la creación que no pueden saltar.

10- Una persona común ríe aproximadamente 15 veces por día (repito “común”).

11- Los mosquitos tienen dientes.

12- La palabra "cementerio" proviene del griego koimetirion que significa: dormitorio.

13- En la antigua Inglaterra la gente no podía tener sexo sin contar con el consentimiento del Rey (a menos que se tratara de un miembro de la familia real). Cuando la gente quería tener un hijo debían solicitar un permiso al monarca, quien les entregaba una placa que debían colgar afuera de su puerta mientras tenían relaciones. La placa decía "Fornication Under Consent of the King" (F.U.C.K.). Ese es el origen de tan famosa palabrita.

14- Durante la guerra de secesión, cuando regresaban las tropas a sus cuarteles sin tener ninguna baja, ponían en una gran pizarra "0 Killed" (cero muertos). De ahí proviene la expresión "O.K." para decir que todo esta bien.

15- El 80% de las personas que leen este texto, intentaran chuparse el codo....

jueves, 17 de enero de 2008

Hipocresía

- ¿Cómo se confiesa el acusado?
- Culpable, su señoría.

Si, lo admito. Soy una hipócrita*. En la mayoría de las ocasiones que di rienda suelta a mi lengua para que fuese capaz de expresar mis sentimientos y mis pensamientos, me vi enfrentada a situaciones desagradables. No, claro que no me considero poseedora de la verdad universal, todo lo contrario. ¡Cómo me hubiese gustado que me cuestionaran! Directamente me ignoraron, no quisieron escucharme. Cuando hablaba de cosas que para mi eran importantes, o al menos interesantes, me encontraba frente a alguien sin educación, incapaz de escuchar lo que tenía que decir. Sólo gracias a una gran fuerza de voluntad no tomé del cuello a todos y cada uno de esos ignorantes y les escupí en la cara todos los adjetivos que los califican. ¿Es que acaso estamos tan inmersos en nosotros mismos que no queremos saber que tienen que decirnos los demás? Probé una amplia gama de temas antes de rendirme definitivamente.

Si, al final aprendí que es la hipocresía. Cuando tengo deseos de hablar sobre algo, me callo, aunque eso implique morder mi lengua hasta sentir como la sangre corre por mi boca. De vez en cuando, vuelvo a creer en los seres humanos y me muestro como soy realmente: cuestiono, comento, concuerdo, discuto, escucho. Converso.

No me hace bien ser hipócrita, pero tampoco es algo que me hace demasiado daño.

El mundo es un asco.

* Hipocresía: Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los realmente sentidos.


Inauguración

“Hoy es el primer día del resto de tu día.”


Felicítenme, tengo un blog. Pienso dedicarme exclusivamente a escribir sobre lo que YO tenga ganas. Va a ser una especie de bitácora de vida. Ejemplos: pondré artículos que me interesen, me indignaré con la sociedad, hablaré de lo hermosa que es la vida… Todo dependerá de mi estado anímico. Semanas atrás me encontraba triste/enojada (por lo general estas sensaciones me ocurren simultáneamente) y no tenía a quién decírselo. Quería que alguien se enterara de mi sufrimiento. Ahora ya tengo un lugar para hacerlo. A veces me gusta hablar de mis gustos secretos, eso que nadie sabe que disfruto. Aquí tendré un lugar para compartirlos. Todo esto por tan solo 19,95. Pero esperen, aún hay más. Lo mejor de todo esto es que ¡nadie va a saber quien soy! ¿No es genial? Jamás había comprendido lo que era la perfección hasta este momento.

“Lo Fatal “

Dichoso el árbol que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque esa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser Vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida conciente.
Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror...
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por
lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,
¡Y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!

Rubén Darío

(Más allá de su fama de poeta, Rubén Darío también escribió cuentos.)