este blog la web

viernes, 26 de diciembre de 2008

"Panza de corazón"




El diario "El País" (es el que compran en casa) suele traer pequeños artículos sobre investigaciones científicas. Estas van desde "el azúcar no hace hiperactivos a los niños" hasta "los rubios son una raza en extinción". Son artículos cortitos. Para llenar el espacio vacío ("cuando un amigo se va/ queda un espacio vacío"... Gracias Alberto Cortéz por este gran tema).



Supongo que la mayoría de las notas son tontas y que ese es el principal motivo por el que me gustan. Hay algunas que aun recuerdo. Al leerlas me impactaron. Aún espero que venga alguien a desmentirlas.

  • "Una persona se enamora sólo dos veces en la vida"

Si, dos. ¿Dos? ¿No es un número muy pequeño? Si uno encuentra al ser amado que le corresponde, este número es más que suficiente. ¿Y si no lo hace? ¿Significa que esa persona está condenada a una vida sin amor? Lo que me preocupa es saber cuando ya gastamos esas dos oportunidades. ¿Acaso ahí está el chiste? No lo sabemos, así que podemos pretender que todavía no ocurrió y enamorarnos todas las veces que queramos... ¿o no funciona así?

  • "El amor no es más que un mero instinto de supervivencia en un entorno de soledad."

Esta es triste. Se supone que nos enamoramos por ese simple motivo. Recuerdo que en ese momento estaba enamorada y que me cuestionaba las razones del amor que sentía. ¡Fue un bajón! Creo que en ese momento si estaba enamorada por eso. No sé. Esa oración aún me confunde.

  • "El enamoramiento dura sólo quince minutos."

No lo recuerdo muy bien. Trataba acerca del tiempo que dura el amor. Uno está enamorado de verdad tan sólo un instante. No, creo que no eran quince minutos. Ya me parecía muy poco. No da tiempo siquiera a presentarse. Eran tres meses. Tenia un fundamento biológico. (¿O era un año?) La cuestión es que no existe el amor para toda la vida. Uno se enamora lo suficiente para perpetuar la especie y nada más.



A pesar de lo que digan los científicos, y de lo decida publicar el diario, la gente se sigue enamorando. Eso hace que todo valga la pena.

2 comentarios:

Marcelo dijo...

Comentarios a cada frase:

1) A mí me parece que lo mejor en este caso es hacer este análisis un minuto antes de morirnos. Entonces diremos: mis verdaderos amores fueron ....... y....... Y luego decimos adiós! Total, ahí seguro que cada uno sabrá quienes fueron. Averiguarlo antes puede ser una odisea...

2) Es triste. Y a los que nos gusta la poesía, nos resulta màs triste aùn. Ahora, ponete el guardapolvo de científica. Poné el microscopio sobre el corazón enamorado, y me parece que la frase calza bien. Pero sólo científicamente, eh!

3) Te agrego más confusión y te digo que para mí lo que duraba eran seis meses. No lo podés corroborar con alguna "Selecciones" de tu papá?
Un beso
PD: Gracias por tus palabras. Menàrdez puede quedarse tranquilo.

MUERTEVIDEANOS dijo...

La mejor receta para ser feliz es transformarse en una piedra, lo aprendí de la revista "El Dedo" hace como dos vidas y cada vez que me acuerdo me vuelvo a reír.
El País es el diario más bizarro de esta galaxia.
Un abrazote