este blog la web

lunes, 10 de diciembre de 2012

Diciembre

Mis títulos están empeorando, al igual que mi frecuencia en el blog. Me hago autopromesas de la fecha en que voy a volver y nos las cumplo. Son las 1.12 am del lunes 10 de diciembre.

¿Cómo estoy? Bien. En este instante vivo un momento emo porque una conversación telefónica hizo que revisara algunos aspectos de mi vida, pero estoy bien. Vine acá para distraerme.

ESTOY BIEN, ESTOY BIEN, ESTOY BIEN. Tengo un trabajo hermoso, tengo amigos que me quieren, ella está bien. Creo. Hoy me dijo algo. Es como si adivinara... Es muy difícil estar bien cuando uno sabe que ciertas cosas no se van a recuperar nunca, que no se puede volver al estado anterior de completa ignorancia sobre temas re jodidos. Reconocer que la vida cambió por completo, y que todo va a ser distinto para siempre. Supongo que no escribo para no hacer esto que estoy haciendo ahora: decir algo sobre un tema que trato con todo mi corazón de pensar lo menos posible porque yo tengo que estar bien. Hace tiempo dije que una de las cosas más difíciles que  había hecho era no llorar para demostrar que estaba bien. Me salió el tiro por la culata en esa ocasión. Ella me dijo que parecía que no me importaba, cuando no era cierto. Ahora hago lo mismo, pero de otra forma. Lo hago tan inconcientemente, que me enfermé por dentro, y todo mi ser estaba en la oscuridad. Pensé cosas... ta, no importa.

El otro día le pasé la dirección de mi blog a alguien. Fue muy raro. Lo hice sin pensar, porque yo soy este blog. Yo soy lo que está acá, aunque visto de otra forma. Leí por arriba lo que decía el blog y fue recontra raro. No sé si la persona a la que le pasé la dirección del blog lo leyó. Me dió un motivo tonto por el que no iba a hacerlo y quiero convencerme. O no. Es del tipo de cosas que no sabés si querés que pase o no. Perdón por escribir largo pero tengo la necesidad de hacerlo.

Estoy bien. Tengo que decirlo muchas veces para sentir que es cierto. Este es el semestre que peor me fue en mis estudios. Es todo un logro haber fracasado de esa forma. Reconocer que no puedo todo, y que tengo que estar bien para que en mi vida todo funcione. El sábado fui a una despedida de fin de año, eramos diez. Todos contaron que cosas buenas y malas les habían pasado este año. Me tocó a mi. Era la última. Dije  que este había sido el peor año de mi vida y me puse a llorar. Estoy muy bien, si señor. El profe que estaba a mi lado, me dijo cuando volví: "yo sabía que lo tuyo era todo una coraza". Ja. Estúpido. Me podría haber seguido durando si no fuera por la pregunta de mierda que me tocó, y por lo que el mismo había contado segundos antes que me sensibilizó. Tarado...

"Alguien" apenas me conoce. Le dije que era lo más lindo que me había pasado este año y sé que me pasé. Como cuando le dije que lo quería por mensaje de texto o planeamos hacer una locura juntos la segunda vez que salimos, que aún no sé como decirle a mis padres... Si le dediqué entradas a imbéciles que me hicieron sentir recontra mal, te puedo dedicar una a vos que me robaste sonrisas desde que te conozco, y sos capaz de recordar las cosas que te cuento, aunque te hable por horas sin parar de un montón de temas. Debe ser que estoy medio sensible ahora. Este año estuve cansada muchas veces. No sé si este blog volverá a ser lo que fue algún día. Espero, que al igual que quiero que pase conmigo, se transforme  y seamos algo lindo, aunque diferente. No se puede volver el tiempo atrás, pero podemos vivir la vida luchando constantemente para alcanzar algunos segundos de completa felicidad.

Todos sabemos que las cosas nunca más en la vida van a estar bien, pero el chiste está en seguir intentando, aunque te duela, o hagas las cosas mal.

A las personas no deberían pasarles cosas malas.

¿Qué tan bien estoy si cada vez que pienso, no estoy tan bien? Me engaño ocupando mi mente. Así será por los siglos de los siglos. Amén.



miércoles, 7 de noviembre de 2012

Noviembre sin ti

El título del post es el de una canción pedorra que pasaban en la radio.

Hace una semana que ando bien. Muy bien en realidad. Después del último post tuve idas y venidas, así que ahora tengo que esperar para ver cuanto me dura.

Tengo un trabajo, que a pesar de algunos malos ratos, me encanta.

Los quiero. Espero volver pronto.

jueves, 11 de octubre de 2012

Viven

Sigo viva. Recién veo que no publiqué en Setiembre.

Estoy mejor. Estamos mejor. Hoy tuve una recaída, por eso estoy acá. Son las dos de la madrugada, tendría que estar durmiendo. 

Voy a subir fotos de mi alfombra, en un post al mejor estilo Art Attack. Hace tiempo tengo ganas de escribir una entrada con los nombres de todos mis amores, los correspondidos, los que no, los platónicos, los que nunca podrán ser. Sería super Patty, super romántico, muy cute. 

Me voy a dormir. 

viernes, 31 de agosto de 2012

Revelaciones: Capítulo 2

Capítulo 2:


2:1 Escribí la entrada anterior por un compañero de facultad (y de carrera, además) que me gustaba y consume marihuana. Si, me gustan siempre el mismo tipo de hombre. A él le parece bien lo que hace, por eso lo digo acá. Si alguien lee esta entrada, ya sabe de quien hablo porque me encargué de nombrarlo y poner ojos de boba al hablar de él. Como siempre, me encanta enamorarme y busco víctimas a diestra y siniestra.

2:2 El problema fue otro. Me re gustaba, y creí que con el iba a resolver cierta cuestión que complica mi existencia. Ah... yo y mis "grandes problemas"... Si este muchacho se hubiese dado cuenta de todo lo que me estaba pasando, o bien salía corriendo, o se enamoraba completamente de mi. Me gusta pensar que podría haber pasado lo segundo. Me encargué de utilizar mi máscara más cerrada y confundirlo al extremo. Al tiempo que le revelaba completamente mi ser, le mostraba qué tipo de personajes puedo interpretar. Tenía miedo de mostrarle mi alma. Estuve a punto de hacer cosas que no hubiese hecho en mi sano juicio, y por las cuales mis amigos me llamaron la atención. Estaba peligrosa. Estaba "más desinhibida", para utilizar las palabras de Nancy.

2:3 Abandoné el blog porque surgió algo que me aflige mucho. Sé que muchas veces me expresé escribiendo lo triste que me sentía. Bueno, ahora es en serio. Está pasando algo feo en mi vida, que aunque no me pasa directamente a mi, es como si fuese así. La vida me parece algo FUGAZ. Esa palabra guía mis días. No me importa nada, porque todo es fugaz, nada permanece, nada controlamos. Es estúpido. Nada tiene sentido sabiendo que hay cosas que nos pasan porque si. Estoy mucho más triste que la primera mitad del año (ah, si... tuve una racha muy fea que oculté con sonrisas y que fue mucho más profunda que todas las que había tenido hasta ahora). Lo manejo como una adulta, cosa extraña en mi, que no dejo de ser la niña inocente esa a la que todo le afecta y que vivió por años en una cajita de cristal. Tengo que mantener la fachada todo el tiempo, pretendiendo que mi vida es perfecta cuando hay algo que me recontra jode las pelotas y estoy atada de manos. Como dice María, "siempre estamos bien para el afuera".

2:4 Quiero coger y que no me importe nada. No te diste cuenta que quería usar las drogas, el alcohol y sobre todo el ssexo para olvidarme de todo, y que para mi eras sólo el medio para conseguir todas esas cosas.  No me conocías, ni me conocés, por lo que no hubieses preguntado que me pasaba. No entendiste nada, puto. Seguís sin entender que yo quería dejar de pensar, y vos eras perfecto para eso. Me quería lastimar, quería tener otras cosas por las que preocuparme, quería dejar que la vida fuese fugaz y que las cosas pasaran sin que me importe una mierda.... Quería que vos estuvieras ahí para vivir una existencia paralela contigo, en la que todo es perfecto y cogemos sin vueltas.

2:5 Prendo la pc y me conecto a internet para no pensar, porque es lo único que me distrae. Abro facebook y a veces cierro el chat para que no me hablen. Miro imagenes, o cosas bobas, que no me exigen utilizar el cerebro. Miro la nada. Pierdo el tiempo acá para no pensar. No escribo en el blog porque en La Guadaña nunca mentí.

2:6 Necesito sacarme tanta tristeza de adentro y no sé como.

2:7 No quiero nada, porque ahora nada me importa. En estos momentos necesito un milagro. No puedo rezar, mi corazón está muy destrozado. Tengo miedo a lo que pueda pasar.

2:8 Estoy llorando. Por eso no escribo. Podría utilizar el blog para escribir cosas alegres que nada tuviesen que ver con lo que pasa, podría decirlo todo y desahogarme. No puedo hacer ninguna de esas cosas. Estoy en el límite.

2:9 Te quiero demasiado.


miércoles, 18 de julio de 2012

Sobre las drogas


Mis sentimientos en cuanto a las drogas son confusos. He notado que casi todos los tipos que me han atraído fuertemente, consumen sustancias ilícitas. Me gusta eso del chico malo que es bueno conmigo. No los busco adrede. Simplemente después me entero que es así e intento manejarlo.

A mi me disgusta la gente que se droga. En realidad no es que me disguste, ni que me de asco, sino es otra cosa. Nunca había podido definir qué es lo que me pasaba. Es más, cuando hablaba con mi "..." (mi ex amor) sobre el tema, me ponía sombría, bajaba la vista y mi mente pensaba en muchas cosas a la vez...

Pensando en el capítulo 2 de las Revelaciones, me dí cuenta por donde puede venir toda la mano esta de las drogas y lo que siento al respecto. Voy.

Cuando era pendeja, tenía problemas. Siempre tuve muchos problemas, de diferentes índoles. Desde los diez años, mi cuerpo me resultaba "raro". O sea, a los once empecé a usar buzos re largos, a los doce usaba unas remeras deportivas manga corta de varón, varios talles más grandes que el que me correspondía, cuyas amplias mangas me llegaban a los codos y el dobladillo a las rodillas. En segundo de liceo seguí igual y en tercero (con catorce años), empecé a vestirme un poco más normal. Ah, un par de esos años sólo usaba pantalones en verano. Me asaba bajo el sol, literalmente.

Un día, cuando iba al liceo caminando sola de mañana (a veces me acompañaba mi madre), me pasó algo. Estaba en tercero. Yo caminaba dos cuadras y media (dos de esas cuadras son más largas de lo normal) y me encontraba con una amiga y su hermano en una esquina para llegar juntos al liceo. Ese día, cuando salí de mi casa, en la esquina una moto pasó muy cerca de mi al doblar la esquina cuando yo iba a cruzar. Cuando iba por la mitad de la otra cuadra, esa misma moto pasó por la calle, en dirección opuesta a mi. Después de pasarme, dio la vuelta y empezó a seguirme. Cuando crucé la esquina, caminé una de las peores cuadras de mi vida. Un hombre en una moto, del cual solo podía ver sus ojos verdes enormes y sangrientos ya que usaba casco, anduvo a mi lado por la calle mientras yo caminaba por una angosta vereda. El tipo empezó a decirme unas barbaridades espantosas, las cuales  mis muy inocentes oídos jamás hubiesen imaginado. Había cosas que me decía que quería hacer con su lengua que a mi no se me habían ocurrido en toda mi puta vida.

Me hice la fuerte. Le decía "no me interesa", mirándolo a los ojos. Seguía caminando sin mirarlo. Le decía que no me importaba. Lo que más miedo me daba era que el tipo me tocara. En esa época ningún tipo me había tocado un pelo (bueno, en realidad dos me tocaron una teta, pero fue porque iban por la calle y se nota que no tenían nada que hacer, los pendejos pajeros esos) y sentía tremenda fobia a que el hombre de la moto me tocara con la punta de uno de sus repugnantes dedos. Yo caminaba y el tipo meta decirme cosas. Ahora deduzco que el tipo se entusiasmaba cada vez más mientras yo intentaba zafarme de esa situación.

Le dije al tipo que mi tía me estaba esperando en la esquina. El asqueroso siguió así toda la cuadra y cuando estaba llegando con mi amiga, arrancó y se fue. Cuando la vi, me puse a llorar por lo que me había pasado. No quise volver a casa porque tenía miedo de volver a verlo. Llegué al liceo llorando a mares, y un par de amigas me preguntaron que me había pasado. Todos mis compañeros me miraban, yo me sentía muy sucia por lo que me habían dicho. Mis amigas no se enteraron porque me sentía horrible. Lloré toda la mañana en clase. Tenía miedo de ir a casa y volver a cruzarmelo por la calle.

Mi madre me acompaño muchos días después de eso porque yo tenía miedo. No pensé que me iba a violar, porque eso implicaba mucho más. Me sentí muy mal por lo que me había dicho ese hombre. Mi miedo era a que me tocara, no sé...

Lo peor era que dudaba si yo lo había provocado. Me vestía y actuaba como una monja y me sentía como una puta. Gracias, desconocido motorizado por hacerme sentir así.

Los ojos rojos fueron lo peor. En ese momento, y hasta el día de hoy, pienso que el tipo estaba re drogado. Debo asociarlo y por eso no me gustan las drogas. Asumo que acá resolví mi problema existencial número 2 (el primero lo resolví en 2009).

No sé si las drogas tuvieron la culpa. Ahora ya no me importa. No es una excusa válida.

domingo, 1 de julio de 2012

Revelaciones: Capítulo 1

Apocalipsis. Libro de las Revelaciones



Capítulo 1

1:1 Una vez fui cómplice de un robo. Teníamos ocho años. Una amiga se robó un hámster de una veterinaria y yo salí corriendo con ella. En realidad me di cuenta una cuadra más adelante que lo había robado porque yo no la había visto en el momento del hurto. El bicho se murió un par de días después. Tomé la comunión y no confesé ese pecado.

1:2 Años después, me robé un anillo de una casa de cotillón. Yo ya era mayor de edad. El anillo saldría dos pesos (lo que salen tres caramelos). Lo hice para ver qué se sentía robarse algo. En ese momento no era muy cristiana, y quería saber si sentía algo. No puedo decir exactamente qué sentí los siguientes minutos.

1:3 Por más que no hubiese infierno, aunque Dios no me castigara instantáneamente por mis actos, robar no está bien. No me sentí culpable. No temí un castigo de la autoridad. Simplemente, no estaba bien robar. Lo pensé y me di cuenta que era una estupidez apoderarse de algo que no es tuyo. Me imaginé un mundo anárquico tan sólo porque me había quedado con un anillo de plástico color violeta sin pagarlo (el cual me acabo de poner sin motivo). Quedarse con algo que no te pertenece no tiene sentido. No sé explicarlo. Capaz que soy demasiado buena o muy idiota.

1:4 Nunca le conté a nadie lo del hamster ni lo del anillo. Soy de contar las cosas que me pasan, pero esto me lo había guardado.

1:5 Una vez me quise casar con alguien. Nunca fuimos novios ni nada. Nuestra amistad era extremadamente formal. Sólo con esa persona me imaginé que podría casarme. Físicamente no me atraía, la cosa venía por otro lado. No sé si él se casaría conmigo. Quizá si, quien sabe. Hace tiempo que no sé nada sobre él.

1:6 A veces, cuando paso por ciertos lugares, temo volverlo a ver. Me avergüenza un poco saber que pensé en él de esa forma por un tiempo. Me da miedo volver a pensarlo.



La Biblia, en formato Lego.

lunes, 11 de junio de 2012

Game Over

Ray Bradbury, alguien que marcó fuertemente mis días, ha muerto. Segaron la espiga de trigo de tu vida... Hasta siempre, amigo mio.

Esta entrada no es para hablar de él. Desde que empecé el juego del abecedario, supe que después de terminarlo iba a escribir una entrada con este título: Juego terminado.

Empecé a jugar en julio. Estaba enferma en ese entonces y no lo sabía. Mirando hacia atrás, me doy cuenta que ahí ya había dejado de ser yo misma. Surgió algo que me hizo derramar lágrimas y que no me esperaba. Esta vez nadie estaba enfermo, sólo me dolía a mi. Ni siquiera la respuesta positiva que tuve tiempo después podía remediarlo. Recuerdo la amargura con la que lloré... Incluso ahora recordándolo, me vuelve a doler.

Enamorarse a veces no es como uno espera.  A mi primer gran amor lo recuerdo de forma diferente con el correr del tiempo: a veces con mucho cariño y otras con un poco de resentimiento. Otras personas no corren con la misma suerte: existe alguien que me embrujó por un tiempo y a quien todos te odian. Para mi estás muerto.

Pasaron muchas cosas en estos años que terminaron afectándome. Me sentía muy mal este año. Me faltaba alegría, no era yo misma. No podía respirar. No tenía ganas de nada.

Ahora estoy curada. Hace tres semanas me siento bien. Es más, ni recuerdo lo mal que me sentía antes. Es como si en esos momentos hubiese estado tan mal que mi mente ni siquiera tenía la fuerza para ver lo que sucedía y guardarlo en mi memoria. La gente que conocí este año me mira de forma diferente y piensa que enloquecí. Todo lo contrario. Así soy yo normalmente. Ellos habían visto una sombra de la persona que fui en algún momento.

Yo, la que siempre jugué con la locura, con la melancolía, con la muerte, y demás. Yo me di cuenta que tenía que pedir ayuda. Yo supe que esta vez era en serio y podía tener un final muy feo. 

Cuando empecé le conté a mis dos mejores amigos: A. y M. Mi familia lo sabe. Volví a ponerme una máscara para que nadie me tuviese lástima. Necesitaba amor.

Pasé una noche con un desconocido en busca de algo que no tenía. Caminamos y hablamos. Él quería a la mujer que pretendí ser desde que nos conocimos. Después encontré a alguien que creí que me curaría, sin saber que estaba muy enferma para empezar algo. ¿Te diste cuenta de eso, verdad? Lloré por vos, y jugué a que no sentía nada cuando en realidad me había ilusionado bastante contigo.

Desde finales del verano pretendo ser personajes para disimular que me había perdido a mi misma. Demoré en escribir acá porque en este lugar no miento. Esta entrada me está quedando larga porque la escribo de un tirón. No quiero editar. Si estás leyendo esto, es lo que siento. Fui al médico a curarme. Bah, me mandaron. Tomé SOMA. Tomo SOMA. Voy a seguir tomando SOMA. Estoy enferma, me dijeron. 

Algunos jugamos con cosas que son serias cuando no sabemos lo que son en realidad. No digo la palabra porque no me parece que sea así. Decirla es reconocerlo. Aún no estoy lista para eso.

Yo soy Patty. Soy así. Me volví a enamorar de mi. Quizá podría querer a alguien más. Por ahora sólo deseo estar curada. Es lo único que me interesa. Jugar no es divertido cuando no podés salirte del juego.

Gracias a los que estuvieron para ayudar. Gracias María, aunque no sabés lo que es un blog ni facebook. Gracias a los que estuvieron sin saberlo. Gracias mamá por todo. Perdón a todos.

Me puse triste otra vez. Es verdad, no estoy completamente curada. 

martes, 1 de mayo de 2012

Letra Z: Zombies


Zombies

Los tres estábamos mirando televisión: mi madre, mi padre y yo. Mi madre le cosía los botones a un viejo saco, mi padre leía el diario y yo estaba tomando café. El informativo se dedicaba a pasar una noticia terrible tras otra. Siempre me pregunto por qué no pasan igual cantidad de noticias buenas que malas, así al menos uno tiene la sensación de que existe cierto tipo de justicia en el mundo. Viendo sólo lo negativo, no dan ganas de salir y ser buen ciudadano. En realidad no te dan ganas de nada, ya que de todas formas te van a terminar robando, violando y/o matando.
El celular vibró en el bolsillo izquierdo de mi pantalón. Verónica estaba aburrida  y quería saber si yo iba a hacer algo. No hay mucho que hacer un domingo de tarde.
- Es Vero. Me pregunta si hago algo hoy – dije releyendo el mensaje.- No vamos a hacer nada, ¿no? – Les pregunté a mis padres. Cada tanto me toca hacer domingo familiar y debo ir a la casa de mis abuelos o tíos. Me puedo zafar de alguna de esas visitas, pero si lo hago muy seguido terminan mirándome con mala cara y después de un rezongo tengo que ir igual.
- No, hoy no hacemos nada – respondió mi madre.- Podés hacer lo que quieras.
Tenía la tarde libre para hacer lo que se me antojara. Junio no se presta para muchas cosas. Mis padres no me iban a dar más plata porque ya había salido el día anterior y el shopping nos había aburrido.
Pensé en ir al casino. Habíamos ido una vez, en verano, cuando recién habíamos cumplido dieciocho años. Con mi grupo de amigas nos habíamos propuesto hacer aquello que se nos había prohibido durante tanto tiempo. Comenzamos a ir a bailes para gente mayor de edad, fuimos a un bar a beber legalmente y entramos a un casino.
Lo del casino fue un embole. Era totalmente diferente a como lo imaginábamos. No había un tipo con ropa formal haciendo girar una ruleta ni había mesas de blackjack. Uruguay no es Las Vegas.
Dentro sólo había máquinas tragamonedas. La mayoría ni siquiera tenía una palanca como las de las películas. Si alguien ganaba, la máquina te devolvía una especie de ticket para cobrar en la caja. Hubiese preferido ver una lluvia de moneditas siendo expulsadas de los slots.
 Ese día recorrimos el salón como si fuese un zoológico. Estaba lleno de gente sentada que apenas movía la mano para realizar otra jugada. Con mis amigas empezamos a bromear con que estábamos rodeados de zombies. La gente ahí estaba muerta en vida. Nosotras nos paseábamos cerca de ellos y no se inmutaban. Seguían con la vista fija en la pantalla, como si estuvieran siendo hipnotizados. Los tipos ni se fijaban en nosotras. Nunca nos había pasado algo así. Yo hasta me ilusioné con la idea de que alguno nos agarrara desprevenida y nos comiera el cerebro. No pasó nada de eso.
Caro y Xime querían apostar. Le preguntamos al de la caja cuanto era el mínimo y entre ellas, Vero y yo juntamos 50 pesos. Los cambiamos por un ticket que metimos en la máquina. Deberíamos haber preguntado también como se jugaba. Fue la plata peor gastada de toda mi vida. Aún sigo sin saber qué se suponía que teníamos que hacer. Nosotras apretamos el botón que decía start y algún otro hasta que finalmente no nos dejó hacer nada más. Perdimos, obviamente.
Fuimos al baño, nos sacamos un par de fotos con la cámara del celular frente al espejo y decidimos irnos. Yo no podía creer que a las personas les gustara estar allí sentadas tirando la plata. Di una última mirada a modo de despedida. El show era desolador. Sentía que algo me oprimía el corazón estando allí dentro. Cuando nos fuimos, esa sensación de angustia desapareció.
- Le voy a decir de ir al casino. – Dije en voz alta mientras escribía en mi celular. De seguro me iba a decir que no. Con una vez había sido suficiente.- Así nos reímos un rato viendo como la gente pierde plata.
Mi padre se movió detrás de la sección de deportes. Con voz calmada pero firme, utilizando un tono que nunca le había escuchado, comenzó a hablar.
- No es un espectáculo ir a ver como la gente que no tiene ni para comer se envicia y pierde todo el sueldo. No es para nada gracioso. Vos no deberías reírte de eso. No está bien.- Siguió mirando el diario, como si estuviera muy concentrado y ese hubiese un comentario cualquiera. Noté que no estaba leyendo, y que tenía los ojos raros. Dio media vuelta y se quedó mirando al reportero que hablaba sobre la política en EEUU. No volvió a mirarme.
La forma en que mi padre me había hablado me dejó sin palabras. La situación era rara y yo no entendía por qué.
- Capaz que pasamos por lo de Caro, así nos muestra lo que se compró ayer en la feria.- Hablé rápidamente y con vergüenza, como si hubiese dicho algo horrible y necesitara que me perdonaran. No sabía cómo comportarme. Lo que dije del casino había sido tan solo una broma.
Siguió sin mirarme y yo me fui a mi cuarto a cambiarme.
- Me fui, cualquier cosa me mandan un mensaje. – grité desde la puerta y salí.
Mientras iba en el ómnibus rumbo a lo de mi amiga seguí dándole vueltas al tema hasta que me di cuenta. A mi padre no le gustaba apostar. No jugaba a las cartas por plata cuando se juntaba toda la familia, no le gustaba ver el juego de la mosqueta, nunca compraba el cinco de oro. Yo nunca lo había visto actuar de la forma en que se había puesto al nombrar lo de ir al casino. Mi abuelo paterno, el que había muerto cuando mi padre era joven, el mismo del cual nunca se hablaba, era el culpable. El mismo que mi madre rumoreaba que era un borracho, que se llevaba mal con su familia y que no tenía un trabajo fijo. Por eso mi padre odiaba los juegos de azar. Me sentí mal por haber tocado una vieja herida. Al menos, ahora sabía por qué a mi tampoco me gustaba ir al casino.




Patricia Santos Alvez

miércoles, 29 de febrero de 2012

Letra Y: Yo

Me había trancado bloggisticamente con esta entrada. Si escribo un cuento con Z y voy por ahí poniendo "léeme, léeme, léeme", es probable que alguien continúe con su lectura. Extrañamente yo decía " léeme, léeme, léeme" cuando era niña. Yo no sabía leer, y me gustaba saber qué decían los carteles.

Como actividad nueva en mi vida, empecé a mirar anime. Vi uno completo, con el que me fanaticé. Lloré, me reí, miré muchos capítulos juntos, vi los ovas, el live action y me bajé mangas para seguir disfrutando. Gracias Martín por tu acertadísima recomendación. No digo el nombre del anime porque es super cursi y sólo podría gustarle a alguien como yo... Estoy terminando de ver otro que me recomendaron, y después vuelvo a otra recomendación de Martín, a quien pienso seguir molestando para que me pase nombres de series cuties (lindas).

Volví a los libros. En lo que va del año leí más que todo el año pasado. Ponele que el año pasado seguía peleada con los libros, así que tampoco leí tanto.

¡Tengo cuarto nuevo desde el pasado diciembre! Este tiene las paredes color blanco, de adulto. Hace un par de días que lo terminé de ordenar. Tengo la biblioteca que soñé desde que era niña. Ah... ahora extraño la que tenía el año pasado, porque me la compré yo todo mi amor y cariño. Además, fue la primera. Antes de eso tenía los libros en una estantería y en cajones. ¡En mi nueva biblioteca entran aún más libros! Rescaté algunos que había en otro sector de mi casa y también unas enciclopedias y diccionarios. Por si no se nota, estoy re contenta. Me encanta la sensación de estar rodeada de libros. Mi biblioteca está poblada por muñequitos, alguna que otra máscara y cosas que hacen que sea más mía. 

La mudanza acarreó pc + internet dentro de mi habitación. Eso me ha desorganizado bastante. ¡Me compré una agenda! No tiene nada que ver con lo que estaba diciendo, pero quería compartirlo. Me gustan las agendas porque uno tiene que escribir a mano en ellas. A mi me gusta escribir en donde sea. Además, sino me olvido de lo que tengo que hacer o cuando hice qué.

Todo esto está pasando porque dormí poco y ya ni sé cómo me llamo. No debo escribir en momentos así. Mañana sino me censuro, aunque no creo. Me falta el cuento con la Z. No me olvido de mis promesas.



Ella hace un cover. Fue mi nueva Adele. 

Ah... no soy esa persona que dijiste. Soy la que te escribió ese mail con el corazón y que se puso contenta por escuchar tu voz después de tanto tiempo. Pensaba desambiguar a "R" y "R.", cambiando una de esas letras a "Z" para identificarte. Ahora no tiene sentido. Tarado...

jueves, 16 de febrero de 2012

Letra X: Xilografía.

Recurrí al diccionario enciclopédico de mi hogar y encontré esta palabra. De los tres volúmenes, sólo dos páginas son para la letra X.

La xilografía es un técnica de impresión en la cual se talla la imagen deseada sobre madera y luego se la impregna en tinta para pasarla al papel. De esta forma se obtiene una imagen con relieve. Esta técnica cayó en desuso con la aparición de los tipos móviles, en vez de las planchas fijas, los cuales abarataban costos. 

Uno de los libros más famosos en los que se utiliza esta técnica es en la Crónica de Núrember, un libro incunable repleto de ilustraciones que relata la historia desde el principio de los tiempos hasta la fecha en que fue publicado en el siglo XV. Les dejo un par de ilustraciones del libro en cuestión.



La primera corresponde a Michael Wolgemut, es de 1493. La danza macabra no podía faltar en el blog. "La Danza macabra o Danza de la muerte era un tema muy familiar en la Edad Media. En una época con períodos cíclicos de hambrunas, sequía, peste y otras enfermedades endémicas, la población era diezmada con frecuencia y los sermones en las iglesias enfrentaban diariamente la vida con la muerte y los tormentos del infierno. La Danza de la Muerte remite a un concepto cristiano según el cual la muerte iguala a todos los estamentos de la sociedad, por mucha diferencia que hubiera habido en vida. Todos han de morir y perder sus dignidades y sus placeres.Ese es el tema del grabado. Al son de uno de los esqueletos otros bailan con aspecto grotesco, sin carne sobre los huesos y unos puñados de pelo en el cráneo. Un tercero está descomponiéndose y juega con sus intestinos, enrollados en la mano. El músico provoca la resurrección de otro esqueleto de la tumba, devorado por los gusanos."Fuente: arteHistoria.


http://fcom.us.es/fcomblogs/TG3/category/xilografia/ Ver. Tiene cosas interesantes. Demora en cargar, y tiene muchos enlaces y fotos.
Algunas imágenes sueltas, no tan buenas http://grabados.org/Vigo/index.html

LA ENTRADA TERMINA ACÁ.
...

Hace muchos días esta entrada está así. Esta es la forma en que armo las entradas. Escribo algo, copio y pego cosas, guardo enlaces para sacar más informacióm, voy acomodando lo demás y lo pongo para que lo vean. Más o menos como está ahí arriba. Estos días dejé el blog tirado. No suelo poner entradas tan desprolijas. En esta me tranqué y tengo ganas de seguir con otra cosa.




Ahora estoy rara. Intento no escribir en momentos así.

La gente es boba.

La letra X es una poronga. 

sábado, 28 de enero de 2012

Letra W: Whisky

- Digan "Whisky".
- ¡Whisky!

Para buscar palabras con ciertas letras, en momentos de poca inspiración recurrí a una página que no pudo sugerirme esta vez una palabra con la letra que me tocaba. De todas formas, le agradezco al buscador de palabras por la ayuda que me brindó. Cheers for that. (Traducción: "brindemos por eso". En otras palabras: "¡Whisky!".)

En un blog que visito, "Tómalo o déjalo", Thomás Lomio publicó una imagen en la que aparece este juego con el cual estoy luchando desde el año pasado en forma ilustrada. Le pedí permiso para compartirla con ustedes, con la promesa de citar la fuente (fue publicada originalmente acá:http://www.tomalodejalo.com.ar/2012/01/abecedario.html). Haciendo click sobre la imagen se puede leer con claridad.

Este mes viajé a Buenos Aires de visita. Una vendedora, que había asistido a una convención de freakies en Montevideo el año pasado, y a la cual le compré unos guantes y unas medias, me regaló una corbata roja. Me gustaría usarla, porque la muchacha me contó sus problemas y casi se pone a llorar. Se emocionó al ver que alguien de un lugar en el cual la había pasado bien (Montevideo) la visitaba ahí, al encontrarla por casualidad, (en Buenos Aires) sin saber que esa muchacha vestida como una chica "normal", era la misma cosplayer y empresaria que vendía ropa y accesorios Gothic lolita y alternativos hasta hace poco. Me viene a la mente Avril Lavigne al pensar en la corbata.

Sigo corriendo. Es que es lo único de mi vida en lo que no dependo de nadie, lo puedo hacer cuando quiero y si quiero. No hay reglas, no existen pruebas. No se gana ni se pierde. Puedo correr más o menos y nadie lo nota. Cambio la hora a la que voy y a nadie le importa. Lo controlo solamente yo. Es lo único en mi vida que siento que sucede de esta forma. Me libera. Corro rodeada de árboles, en un parque, sola. Escucho música para evitar oír mis pasos o la forma en que respiro y aumentar esa sensación de aislamiento. Son siempre las mismas canciones, las mismas que escuchaba cuando empecé a correr, y cuando corrí las cuatro carreras en las que me inscribí el año pasado. Corrí la 5k de McDonalds: "Las mujeres corremos" (eran solo mujeres, fue por esa carrera que decidí empezar a correr), la 10k Nike, la 10k Malvín (es un club, que también tiene un cuadro de Basketball) y la 8k Energizer Night Race (era crossroad, de noche. Corrí seis kilómetros en la arena del hipódromo de Maroñas, y dos en pasto bajo la luna llena.) La más nueva  de las canciones que escucho es "Titanium". Todas son del estilo, música con ritmo para poder mantener un paso más o menos constante. Mido mi tiempo a ver si demoro lo mismo en dar una vuelta, estiro al terminar para evitar que me duela el cuerpo. Esos minutos en los que corro sólo pienso en lo cansada que estoy, en cuánto me falta para terminar esa vuelta, cuantas vueltas me quedan, en las ganas que tengo de que termine mi tortura autoimpuesta.

Yo era de las que miraba a la gente correr y no entendía por qué lo hacían. Siempre creí que era por una cuestión estética, para ser más delgados, o porque les gustaba el deporte. Yo no lo hago por ninguna de las dos cosas. Antes miraba a esa gente y pensaba que eran estúpidos. Ahora estoy en mi casa y tengo ganas de correr. Quiero ser libre. Quiero escapar de todo y de todos. Deseo estar un rato sin pensar en todo lo que hay ahí afuera. No quiero que me alcancen los monstruos...

Cuando alguien saca una fotografía siempre sonrío ante el "Whisky" imaginario que ya no se dice. Cambian tantas cosas, que uno debe luchar mucho para seguir sonriendo a pesar de todo. ¡Y la gente lo hace! ¡Y sigue viva! Hoy brindo por eso: por la vida. ¡Salú!





"Todos los destacados del video son personas que sobrevivieron al cáncer o están relacionados con alguien que tuvo cáncer." Vi este video en una pausa que hice mientras escribía esta entrada. 

miércoles, 25 de enero de 2012

Letra V: Venganza

Verdad, violencia, vacío. Todas estas palabras se relacionan con la venganza.

¿Alguna vez te vengaste de alguien? 

Alejandro Dolina dijo una vez en su programa de radio, que la mejor venganza es aquella que no se lleva a cabo.

Siendo pre adolescente, leí que uno puede medirse según sus enemigos. O sea, si vos odias con toda tu alma a una persona insignificante, el insignificante sos vos, ¿entendés? ¡Eso no me gustó! Imaginate, estaba imposibilitada de odiar a todo el mundo, en la epoca de "todos están en mi contra" porque sino iba a ser una persona poco elevada mentalmente, al no discriminar a mis enemigos en base a su capacidad.

Sé que dicho así parece muy engreído. ¡Lo es! Al hacer esto, dejé de pelearme con muchísima gente.  Me he cruzado con muchos estúpidos/as en mi vida, pero no son mis enemigos. Me han hecho un par de cosas y las dejé pasar. Si son felices así, bien por ellos. Es como un dicho que conozco: "no ofende quien quiere, sino quien puede". No te puede molestar un ser minúsculo, que sólo intenta ser alguien en base al dolor ajeno. Es más, muchas veces me ha consolado darme cuenta que existen personas que nos lastiman y que nos envidian, porque son pobres de espíritu ydesean ser como nosotros.

Mi enemigo perfecto sería alguien con quien pudiera discutir de forma elevada, que retara mi inteligencia y me hiciera devanarme los sesos para encontrar una respuesta adecuada a sus desafíos. Alguien que no busque irritarme de formas absurdas, ya que puedo llorar un día, pero me voy a reír el resto de mis días (y no sola) de las idioteces que me puedan llegar a decir. 

Como dijo Dolina, la mejor venganza es la que no se lleva a cabo. A veces hacemos cosas para demostrarle algo a alguien. Realizar la mayoría, si es que queremos hacerlo en grande, lleva tiempo, paciencia, sacrificio y fuerza de voluntad. Por ejemplo, si a alguien le dicen gordo y decide adelgazar. Cambiar eso acarrea un gran esfuerzo. Si la persona al fin lo logra, estoy segura que no va a ir a buscar a los imbéciles que lo insultaban para decirles "mirá, ahora soy flaco. Tomá. Pude adelgazar, ahora vuelvo a comer, porque sólo quería que me vieras." Todo el camino que atravesó lo hizo convertirse en otra persona, y si es que lo consiguió, es porque sus metas no eran "los otros", sino hacerlo por él mismo. Esas son las venganzas que valen la pena. El aprovechar situaciones o frases hirientes de otros y transformarlo en algo bueno.

No tenemos que hacer las cosas por alguien. Todo debemos hacerlo para nosotros mismos. Nosotros los valemos, somos hermosos y perfectos. Me quedó medio autoayuda esto. Esta es mi famosa "filosofía anti-odio". No odio porque nadie lo vale, así de simple. La mejor venganza contra todos es vivir feliz haciendo lo que me gusta.

Miré "¿Qué pasó con Baby Jane Hudson?" 
Tremenda película. No voy a poner nada acá, pero se las recomiendo. Es arrolladora (nunca creí usar esta palabra). Las dos actrices principales se odiaban en la realidad. Hacen el papel de dos hermanas, una de las cuales está enloqueciendo y abusa de la otra. Imperdible.



miércoles, 18 de enero de 2012

Letra U: Únicos

Como muchas otras veces, en esa ocasión le dije: "no sé, soy rara", como forma de explicar mis problemas. Me dijo que no soy rara, que todos somos únicos y especiales. Así de fácil es dejarme contenta.

Hoy La Guadaña cumple cuatro años. No imaginaba siquiera que iba a seguir existiendo este espacio. 

En el año que terminó, escribí mucho menos que antes. Cambiaron muchas cosas en mi vida y crecí, que es lo más importante. En este año escribí cosas en el blog que voy a censurar, por primera vez. Si algo aprendí en 2011, es que cuando alguien no te hace bien, lo tenés que sacar de tu vida. Hice eso con amigos y conocidos que no me hacían feliz. Gente que estando a mi lado, me hacía sentir vulnerable, sola, inexistente. 

En todo este tiempo aprendí que la gente buena está ahí, sólo que yo suelo rodearme de las personas equivocadas. Ahora dejo que se me acerquen quienes le dan luz a mis días. 

Sé que la vida no nos da nada, que después de la muerte, no tenemos "más allá". Sé que la parca nos puede llevar cuando quiera y que lo único que yo quiero hacer es vivir felizmente, haciendo lo que más me gusta, riéndome mucho, y disfrutando de quienes quiero. 

Me gustaría haber podido ayudar a más personas este año. Perdí un amigo que apreciaba mucho, alejé aún más a otros... Esas cosas no debieron haber pasado.

Mi 2011 fue hermoso y raro, como yo, que no soy normal. Espero no serlo jamás.

Gracias a todos los que leen este blog. Esta entrada que intento escribir minutos antes de que finalice mi cumpleaños, el cual festejé dando clases, estudiando, corriendo y comiendo un pedacito de chocolate. Gracias Martin, que seguís leyendo mis divagues y aconsejándome sobre todo, a Jose y Oscar, que entraron al mundo violeta y extrañamente, siguen volviendo. 

Les regalo mi canción preferida, con la que bailé, corrí y canté miles de veces, y que uso para despertarme. Nadie sabe lo mucho que me gusta esta canción, hasta ahora. 




El trébol es para desearles suerte.
Gracias por todo.
Ríanse mucho y sean felices.

sábado, 14 de enero de 2012

Letra T: Ternura

- Mamá, ¿una palabra con T? - le pregunté a mi madre como en otras ocasiones. Con P siempre decimos "puta" sin pensar. - Tiempo, travesti...
- ¡Ternura! - me dijo. Seguro que con tal de que yo no escribiera sobre travestis sería capaz de inventar la mejor palabra del universo.
- Ah, ¡que linda palabra! Bueno, escribo sobre eso entonces.

Busqué en la RAE

Ternura: Cualidad de tierno.

Tierno,na: 1- Que se deforma fácilmente por la presión y es fácil de romper o partir.
2- Se dice de la edad de la niñez, para explicar su delicadeza y docilidad.
3- Propenso al llanto.
4- Afectuoso, cariñoso y amable.

La ternura puede cambiar al mundo, al igual que la dulzura. Un aviso de televisión que me gustó mucho es uno de Azucarlito, una marca uruguaya de azúcar.



Tuvo unos cuantos premios internacionales (como FIAP oro y Ojo de Latinoamérica Mejor comercial de Uruguay 08). La producción es de Paristexas con la agencia TBWA.

Lo encontré en una página donde hay más comerciales. De acá (click)

Iba a escribir sobre travestis. [¿Ves que con tus comentarios me terminás traumando más de lo que ya soy?] Busqué en el diccionario de la Real Academia Española y la palabra existe. Se escribe y significa lo mismo en inglés y en español. Como taxi.  

Las palabras que más uso son: pero, supongo, capaz, puede ser, no sé. Eso refleja inseguridad de mi parte. Tengo que cambiar eso por certezas.

Bandas/cantantes que no escucho porque me recuerdan a gente:
Sonata Arctica, Stratovarious - sos muy gay (a mi me gusta  pensar así) y power metalero.
Immortal - que los escuche tu abuela. Hay otras como Korpiklaani que se relacionan contigo pero no tan directamente. 
Iron Maiden - me encanta que me recuerde a vos, al igual que muchas otras bandas y canciones. A estos no los escucho porque... No tengo motivos.
Trypticon, Sunn o)) - me corto las venas si los escucho, me super deprime, me da miedo. Te admiro por escucharlos. 
The Mars Volta, Dream Theater - hoy estaba escuchando a The XX para pensar en vos. Me gustaban tus recomendaciones musicales siempre adecuadas. Una de las tantas cosas que extraño de vos. Sos la única persona del mundo que espero que no me odies.
Oasis - increiblemente "Wonderwall" me recuerda a alguien. Me gusto después de hablar contigo. No entendías que yo quería que fueras mi Wonderwall en ese entonces. Tantos años suspirando por vos para nada. Pancho. Serás puto.

No sé de música. A mi lo que me conmueve, lo que me moldea, a quienes amo, que me apasionan como nada en el mundo y me hacen querer ser inmortal, son los libros. Me recuerdan por Asimov y King, como si yo leyera sólo eso... Ese debe ser el motivo por el cual ahora no los leo. Es complicado tener una máscara y ser persona y personaje a la vez. Se ven caras y no corazones.

Estoy medio Clarisse otra vez... Sólo una persona me dijo que era muy "Clarisse" por alguna de mis entradas. Se viene el cumpleaños de mi blog. Tenía ganas de festejar de forma especial. Es el 17. ¿Qué podría hacer La Guadaña por vos?
No cambien de canal. Volveremos después de unos consejos comerciales de nuestros auspiciantes.