este blog la web

sábado, 25 de abril de 2009

I wish


Muchas veces se dice que "el que a nada le apunta, a nada le da", "quien no sabe lo que quiere, termina en donde no desea", etc. Estas y otras frases hechas implican que el problema está en no saber lo que uno quiere. En la imposibilidad de obtener algo sin tener un objetivo claro. ¿Será cierto?


Esta pregunta es bastante estúpida. Yo creo que aunque sea en el fondo de nuestros corazones, todos sabemos muy bien que es lo que queremos y lo que no. El problema está en la intensidad de nuestros anhelos. Muchas veces quienes menos alardean son los que más luchan por conseguir sus sueños. Son los hechos, no las meras palabras, los que verdaderamente importan.


Perseguir un objetivo no es tarea fácil. Menos aun cuando este está a años de distancia. Quién desee ganar una competencia de baile, primero tiene que aprender a bailar y luego pasarse horas ensayando hasta lograr estar lo más cerca posible de la perfección. Esto no implica que se vaya a ganar, así que hay que estar dispuestos a enfrentar la derrota. Es demasiado esfuerzo para muchos que ni siquiera se atreven a trazarse objetivos a corto plazo.


A pesar de mi corta edad, he visto algunas vidas desperdiciadas. La mía es un ejemplo, ja ja. Las malas decisiones tienen consecuencias y hay que pagarlas. Cuando uno puede rastrear los errores, al menos tiene la oportunidad de corregirlos. Sin embargo, si no nos tomamos siquiera la molestia de buscarlos, estos volverán a repetirse o, lo que es peor, no podrán ser enmendados.


De mis lecturas de libros de autoayuda, aprendí a que los planes sobre el futuro deben ser lo más realistas posibles y que los objetivos deben ser a mediano o corto plazo: pequeñas metas que en su conjunto servirán para llegar a lo que realmente añoramos. De nada sirve querer ser astronauta si uno ya tiene cuarenta años y esto es practicamente imposible. Ni siquiera todas las películas que he visto en las cuales dichos milagros suceden me harán cambiar de opinión. La realidad no es como en la ficción. Yo no vivo adentro de una novela, aunque a veces quisiera que fuera asi.


La melancolía ha venido a visitarme y yo le abrí la puerta. Vino a acompañar a la tristeza que anida en mi corazón.


A veces, solo a veces, tengo ganas de que alguien me lea. En mis reuniones de "escritores anónimos" (AW, por sus siglas en inglés: "Anonymous Writers)me prohibieron escribir tantas pavadas juntas pero mi adicción es más fuerte. Me disculpo, estimado lector, por haberte hecho perder el tiempo.

9 comentarios:

Marcelo dijo...

No me hiciste perder tiempo estimada escritora, sólo me dejaste algo de desazón. No podré ser astronauta entonces?
Un beso

PD: A veces, saber el objetivo tampoco alcanza, por ejemplo en el dicho (que me encanta) "le apuntó al cura y le pegó al campanario"

Joker 23 dijo...

Que bueno todo lo que decís...supongo que es cierto, porque yo todavía ni "cumplí" nada ni "desperdicié" mi vida...asi que, esto sirve...

Saludos!

MUERTEVIDEANOS dijo...

Creo que la frase de Castaneda sobre si hicimos nuestro camino "de corazón" se aplica, si hago revisión a mis años hay muchos momentos tristes inevitables pero también enseñanzas que me hicieron esta cosa que soy, tengo 46 y veo viejos de 20 años todo el tiempo. Intemporal, desubicado y fuera de la sociedad no es una hazaña pero a esto se llega gracias a tratar de ser fiel a lo que uno quiere, Patty, nunca escribes en vano o porque sí y estoy seguro que alcanzarás metas que ni te imaginas.

Patty dijo...

Marcelo: muchas gracias, Marcelo. En serio, tu comentario me levantó bastante el ánimo. Lo de "escritora" hace efecto dependiendo de quien lo diga. Gracias.

¡Ah! ¡Tenía un objetivo! Si ni siquiera le hubiera apuntado a algo, no le embocaba.

Joker 23: lo que escribí es algo que supongo que todos sabemos, aunque parezca que algunos no...

"¡Despierta, oh joven, antes de que sea demasiado tarde!" ¿Tengo futuro en esto de la autoayuda? Porque tengo miedo de que mis "ayudados" acaben deprimidos, jajaja.

¡Saludos!

Darío: mi camino, lamentablemente, es de corazón (así de mal me va). Conozco viejos de seis años pero por razones inadecuadas.

Gracias. Esta no es la primera ni va a ser la última vez que escriba en vano. Tengo muchas cosas que ni siquiera había soñado. A veces me pongo "quejosa" y me avergüenza.

Marcelo, Gonzalo, Darío: un millón de gracias (repartidas en partes iguales)

Marcelo dijo...

Vine a retirar mi 33% y a decirte de nada!!!

Carolus dijo...

No debería leer este e-libro:

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_GRAN_JUEGO.pdf

Patty dijo...

Marcelo: no era necesario. Te lo podía enviar por correo.

Carolus: gracias por tu visita. Está bien, si la gente quiere hacerle propaganda a sus libros, no voy a cortar su libertad de hacerlo. Tal vez no lo lea. Sé que no voy a comprarlo.

Gäärco Litmanen PhD dijo...

Algunos la leemos, Patty, y no nos molesta.
Respecto a lo de la vida, me parece que lo hacemos mucho más complicado de lo que realmente es, como si tuviéramos que responder a alguna clase de propósito cósmico y estuviéramos en falta si no lo hacemos. Entiendo que no hay tal propósito o misión, y eso, que a veces desespera a alguna gente, es en realidad una invitación a hacer de cada vida lo que uno quiera. Esto es, a fijarse cada uno su propósito y no esperarlo de nadie o nada.
Respecto a lo de los objetivos, es cierto que objetivos "realistas" dan la posibilidad de conseguir metas "realistas" y nos salvan de muchas frustraciones. Pero también es cierto que las personas que han hecho la grandeza de nuestra especie en el arte, la técnica, la ciencia y el pensamiento, han solido ser bastante insensatos, muy poco "realistas". Pero no tengo idea, en realidad.

Patty dijo...

Gäärco Litmanen PhD: Muchas gracias, Gäärco...

Concuerdo con tus sabias y elocuentes palabras. Discrepo en algo. Las personas extraordinarias son pocas y deben poseer talento o una convicción envidiable. Son las únicas a las cuales se les permite no ser realistas.