este blog la web

martes, 10 de marzo de 2009

Un cuento corto

Cuando me desperté intenté abrir la puerta. Estaba cerrada con llave. No había ventanas. Era imposible salir de esa pequeña habitación desprovista de muebles.

Miré a mi alrededor. La puerta estaba cubierta de rasguños. Supe que no era el primero en ser encerrado allí.

Una de las paredes tenía pequeñas marcas verticales. Alguien había contado los días de su cautiverio.

El piso de madera estaba cubierto de manchas de todo tipo. Las rojas eran las que menos me importaban. Ya me habían golpeado. No les tenía miedo.

Me dieron ganas de vomitar. Evité hacerlo. No quería que ese olor me acompañara durante mi estadía en ese lugar. Ya era suficiente con el olor a orina y a sudor.

Me agaché e intenté mirar por debajo de la puerta. Sólo vi un largo corredor iluminado. Nadie se molestaba en cuidarme.

Me dolía la cabeza, estaba hambriento y tenía frío. Traté de oír algún vehículo, algún sonido del exterior. Nada. Grité con todas mis fuerzas pidiendo auxilio. El silencio fue la única respuesta que obtuve.

Me senté en el piso. Una cucaracha vino a visitarme. Me distraje un instante viéndola acercarse a mí lentamente. En ese momento, el sonido de una sirena llenó la habitación. Me tapé los oídos pero era imposible sofocar ese ruido. Grité de dolor pidiendo que se terminara. Cuando sentí que mi cabeza iba a estallar, se acabó. En ese momento noté que en la esquina de la habitación había una cámara.


Patricia Santos Alvez

12 comentarios:

Joker 23 dijo...

Te voy a decir la verdad...me gustó...

Me gustó pero me quedé esperando que este cuento corto siga, me gustaría que siguiera..porque la idea de lugares encerrados sin gente como este caso me atraen...

saludos

Marcelo dijo...

Pum, está liquidado. Te lo digo porque ya estuve ahí.
Un beso

Manolo Lamas dijo...

Ni siquiera habiendo visto las temporadas completas de Mc Gyver saldrías de ahí.

No dudes que algún productor te robe la idea para hacer un gran hermano17

Patty dijo...

Joker23: lo escribí hace mucho tiempo. Todavía no lo seguí, je je. Me gustó mucho escribirlo. Estaba ahi, en ese lugar. Tendría que volver a meterme en el personaje. Intentaré, pero no prometo nada. (si me tomo Tang capaz que inspiro...)

Marcelo: y dale con seguir matando a la gente... Algun día van a volver en forma de zombies o fantasmas y ahi te vas a arrepentir.

Manolo Lamas: (31 Minutos es de lo mejor que he visto en mi vida)

Es un reto. Tal vez se escape. Yo misma no lo sé. ¿Apostamos?

Alquimista de sueños dijo...

Yo apuesto un "lo sabía" a que no se escapa, no me van los finales felices xDD. Me gustó este comienzo, a ver si lo retomas pronto ^,,^

Post Scriptum: ya sabía yo que en tu perfil de blogger había algo que estaba mal: el "pseudo" sobra xDD.

Ale Samsa dijo...

mmm.. no sé si debés seguirlo...
ojo, no porque sea malo, al contrario.. es muy bueno..
pero no siempre un cuento tiene que tener un cierre perfecto (ya sea que su personaje termine "bien" o "mal")
Aniquilanos, a nosotros, tus lectores.. dejanos haciéndonos 25.000 preguntas.. y con ganas de seguir leyéndote!
Te mando un saludo!
(y a fav!)

Patty dijo...

Alquimista de sueños: muchas gracias. Viniendo de vos, es un gran elogio.

Ale Samsa: bienvenida. ¡MUCHAS GRACIAS! Espero corresponder a tu maravilloso comentario. Gracias una vez más.

Cintia dijo...

Waw, es muy escalofriante... la desesperación y la soledad que debe sentir el personaje... me encantó.

Besotessss

HUGO dijo...

Ahhhh, que cagaso al empezar a leer, muy buén final me gustó.

Patty dijo...

Cintia: muchas gracias. A mi me encantó escribirlo sintiendome ahi encerrada. Estoy re loca, ja ja.

HUGO: gracias (no dije que es el final ...).

Conde dijo...

Me recuerda una historia de un libro que no recuerdo como se llama. (No he dicho que sea ese, simplemente me lo recuerda) y me atrae en sobremanera ese relato, lo buscare y te lo recomandaré para que le heches un vistazo, seguro te gusta.

A mi por lo menos me encanto...

Patty dijo...

Recién veo el último comentario... Gracias por haber leído mi cuento. Lástima que no escribas tanto en tu blog. A mi me gustaba.

Bueno, eso.

Gracias otra vez.