este blog la web

sábado, 3 de julio de 2010

Tan sólo un cielo estrellado...



Recuerdo un verano, un par de años atrás, en el que me pasaba las noches mirando el cielo estrellado. En esa época, la ciencia ficción formaba parte activa de mi vida. Me imaginaba otros mundos, otras vidas... A veces divagaba aún más y me ponía a pensar sobre la existencia de universos paralelos. ¿Cómo sería una Patty de otro universo? Ahí tenía para horas y horas de pensamientos. Todo lo que yo era, en otro lugar podía ser lo contrario. Aquello que no me animaba a ser, podía hacerse realidad en mi mente, mientras soñaba despierta.


Más tarde cuando empecé con el tema vampírico, también miraba el cielo y pensaba en vampiritos. ¿Existirían tales seres? ¿Me estarían mirando por las noches ocultos en las sombras mientras yo esperaba que me hicieran uno de ellos?

En ocasiones mi mente no tenía ganas de jugar. Simplemente miraba hacia arriba y no pensaba en nada. La sensación de estar en silencio, solo, sin nada que ocupe tu mente es indescriptible... Supongo que ahora no podría. Vendrían a atacarme recuerdos, emociones y pensamientos que no me dejarían llegar a tal estado de paz. Se llama "vida".


Cuando miro la luna, sé que es la misma en todas partes... La misma luna que veo yo, es la que puede mirar alguien a un par de cuadras o miles de kilómetros de distancia. Me parece que lo saqué de una película romántica, pero me encanta. Es de lo más lindo que tiene la luna.




Amo las estrellas fugaces. Si uno les pide un deseo, estos se cumplen. Tal vez demoren mucho tiempo en realizarse. Tanto, que el sentimiento que tenías en ese entonces ya no sea el mismo. Aunque no te importe o aunque sea demasiado tarde... Siempre se cumplen.



Sobre todas las cosas, lo que más me gusta es estar a solas bajo las estrellas... No sé si existe un ser superior que nos proteja, pero ellas están ahí hace años cuidándonos. Nos miran ir y venir sobre este planeta, pasar miles de cosas, viven millones de vidas... Es increíble.




Esto va por todas esas veces en que el cielo estrellado fue mi única compañía. En las buenas, y principalmente, en las muy malas... Gracias.

5 comentarios:

Patty dijo...

Comento mi propia entrada porque me quedó re linda ♥ Hace más de un mes que estoy "cursi", y estoy empeorando día a día...

"La Guadaña": más romántica que nunca.

david santos dijo...

FELICITACIÓNES URUGUAI!!!

Patty dijo...

david santos: (Antes que nada, no somos parientes) ¡muchas gracias!

Un saludo, querido amigo brasileño.

pepitos dijo...

El cielo ha inspirado a muchisimas personas en el mundo en toda nuestra historia como humanidad. Desde el primer momento en que alla por la prehistoria miramos por primera vez hacia arriba, nos atrapo una gran curiosidad sobre ella, que eran esos puntos luminosos que brillaban esplendorosamente.
Osea que desde el principio el cielo, la luna y las estrellas han cautibado a la humanidad.
Me imagino que el cielo de la prehistoria es aun mas estrellado que el de nuestros tiempos, ahi no habia luces ni smog asecino que tapara a las estrellas, seria hermoso poder apresiar un cielo asi.
Cuando vuelvo tarde a mi casa pasando por un camino completamente a oscuras me paro en medio de el por un rato, miro hacia arriba y puedo apreciar un sin fin de estrellas, una gran franja de ellas sobre mi, recivo su energia y vuelvo a caminar hasta mi hogar donde me duermo cansado de la caminata pero contento por ser capaz de ver un glorioso cielo estrellado una vez mas...

un beso pat, se te quiere ^^

Patty dijo...

pepitos: me dejás sin palabras... ¿Ves qué tengo razón cuando digo que vos escribis muy bien?

El cielo nocturno posee un encanto que nos hace reflexionar y pensar en lo poco que somos al lado de tanta inmensidad. ¿Qué son cien años al lado de miles de millones?

Recuerdo una vez que con mis padres tuvimos la oportunidad de pasar la noche en el campo campo (o sea, casi en el medio de la nada, aunque cerca había un pueblito chiquito)y de noche al mirar el cielo se veían más estrellas de las que habái visto en toda mi vida. El cielo era negrísimo y sólo se veían puntitos luminiosos por todos lados. Esa es una de las imágenes que no se me borran de la mente.

Yo también te quiero, "pepitos".
Besotes.