este blog la web

domingo, 7 de julio de 2013

Si hubiese sabido...

Antes que nada: estudié un poco, me despinté las uñas y me las pinté después de color rojo sangre, le demostré a mi madre y a mi perro que los quiero, leí un poco el libro "Las ventajas de ser invisible" (y lloré otro poco con él) y leí el libro que me dió mi padre: "Cómo evitar enamorarse de un boludo". Más allá de un par de cosas que entendí y me di cuenta que me pasaron hace siglos, el libro es bastante simplón y bobito. No lo compraría ni recomendaría. Fallé en escribir de nuevo en el blog, pero es de boluda nomás.

Si hubiera sabido, le hubiese puesto otro nombre a mi entrada anterior. Habría estudiado más para recibirme antes y que mi madre estuviese muy orgullosa de la hija que tuvo. Hubiese conseguido un perro antes. No me hubiese comprado esos zapatos chinos que se me despegaron en seguida. No sabía ni sé muchas cosas, pero eso no hace que pueda cambiar lo que pasó o va a pasar. 

Ah, conseguí un trabajo nuevo. Es primicia exclusiva para lectores del Blog. En agosto van a ser dos años que trabajo como profesora de matemáticas (esto no lo había contado, creo). Jamás en mi vida creí que iba a terminar enseñando y menos matemática. Siempre quise enseñar y con la matemática me llevo bien pero no tanto. Estudio ingeniería. Para mi es una herramienta más no una pasión. He tenido muchos alumnos, me fui de viaje con un grupo, paseamos, me divertí, aprendí con ellos, con otros profes y tuve muchas más satisfacciones. Es más, ahora estoy escribiendo desde la netbook que me regalaron por el plan ceibal que da una computadora para cada alumno y para cada docente. Ahora me gustan más las matemáticas, jajaja. Lo que más me gusta es intentar que mis alumnos les pierdan el miedo, que les guste y que les resulte más fácil que lo que me resultaban a mi entender ciertas cosas, como el tema de la regla de los signos. Yo siempre me equivocaba en eso y en tercero tuve un profe reee capo que tenía tremenda paciencia. Igual que el de quinto y sexto de liceo. Tuve el placer de verlos a ambos e incluso soy colega en un instituto de uno de ellos.

Volviendo al tema principal, sólo mis padres y un par de personas más saben que tengo otro trabajo super divino. Es otra de esas cosas que siempre quise y que tampoco creí lograr. De una sucesión de "errores"/retrocesos(le acabo de preguntar a mi madre un sinónimo explicándole el trasfondo de la historia, el cual ya conoce y simplemente me contestó "para mi no fue un error, son cosas que pasan"). Errores/retrocesos/algo. Después de bifurcarme de mi Autopista al Cielo ("Highway to hell") y pasar a la carretera, y al caminito del costado y así, después de ir de un lugar a otro y conversar con gente por casualidad, hablé con alguien que me dió una dirección de mail y empecé a trabajar de inmediato de forma honoraria. Si, no me pagan. Es más, lo hablamos y no me sirve que me paguen.

No cuento más porque es algo mio. Quería compartirlo porque es una de esas cosas super guau (escribir super wow era muy yankee) que me pasaron y me enorgullecen. Les contaría más, pero esa ya es otra historia... 

Hoy recomiendo: comer biscotelas, probar el helado de Mburucuyá, tener una mascota y tratarla bien, hacer una manualidad, conversar y evitar malos entendidos.

5 comentarios:

Pepitos dijo...

Me alegra ver que volves a escribir a aca. Mas por haber conseguido un trabajo que te guste tanto tanto que ni siquiera necesitas que te paguen! jaja
Un beso grande pat, espero enterarme de que se trata. :D

Oscar Wild dijo...

Tu sentido de la oportunidad para ingresar en el fabuloso mundo de la educación es asombroso. Cuando baje(mos) la edad de imputabilidad, todos esos bárbaros van a estar en el lugar al que pertenecen.

En cuanto a las recomendaciones: 1) ¿¡Lo qué!? 2) ¿¡El qué!? 3)Más bien; 4) ¿Armar un faso vale?; 5)Comprendido.

Ah! Y lo del trabajo no lo entiendo. Digo, entiendo cómo funciona la relación capital/trabajo, pero 'ta, no lo entiendo. Vos me entendés.

Beso.

Patty dijo...

Tincho: ¡tengo ganas de escribir otra vez! Pensé que te había contado. Ahora ya estás al tanto.

Besotes.

Oscar Wild: jajaja. Te podría responder largo y tendido sobre el tema, contándote cómo es estar en el frente de batalla.

Biscotelas: masa de plantillas/vainillas en forma redonda con merengue arriba. Andá a una panadería y preguntá si tienen.
Helado de Mburucuyá: el peor gusto de helado que existe.

Lo mio es algo por amor al arte, cómo le dije a una compañera a la cual si le pagan. Le podría haber explicado el motivo por el cual no deseo ser asalariada en esta ocasión particular, pero no me interesa tanto la opinión de esta persona. La tuya si, a vos podría contarte. Quizá descubra que soy comunista, anarko o algo de eso.

Besos.

Oscar W dijo...

... en ese caso hacé un post para que lo disfruten las masas. Las de la panadería.

Ah, mirá qué interesante. Me gustan las plantillas, incluso aprendí a hacerlas para disfrutarlas. Con dulce de leche, claro.

Sí, el helado ese es una cagada. No es que lo haya probado, pero todos los helados de fruta están mal. Aunque el más nefasto es el de menta; cualquier sustancia verde está mal, si no acordate del soylent green, hecho de humano.

Dale, contale al tío Wild. El trabajo voluntario tiene una condición muy interesante, y es que muestra que el estímulo material no es el único ni el más importante necesariamente. Es una lección valiosa a extraer para una sociedad que no se base en la propiedad privada. En contra de lo que piensan los liberales y los comunistas camboyanos, la gente trabaja por otros incentivos que no sean la compulsión a vender su fuerza de trabajo, lo que es evidente en una sociedad con abundancia material. Repito: contame así me despacho.

The Wizard of Oz(car)

Prof.Max C. dijo...

Que bueno leerte de nuevo Patty, ¡¡¡¡saludos!!!!