este blog la web

miércoles, 6 de febrero de 2013

Vive mientras puedas



No conocía su condición. La vi desde el primer día, porque estaba en la habitación de enfrente, y en ese lugar las puertas corredizas de mantienen abiertas, o semi cerradas. El marido de la mujer era simpático. Se rió de mi en un par de ocasiones. Ella no me miraba directamente, ni yo a ella, aunque ambas nos habíamos visto. En una de las ocasiones en las que levanté del sillón para ir a hacer algo, la vi del otro lado del pasillo. Estaba en la cama, de costado, con un camisón blanco estampado y me miró. Le sonreí y ella me devolvió una sonrisa.

El hombre me contó después cual era su estado. Ella me había sonreído. Es lo único que recuerdo ahora. 

¿Tiene la gente derecho a quejarse por pavadas y se preocuparse por estupideces cuando alguien a quien ya no le queda nada, aún puede sonreír? No sé. Espero que se tomen un tiempo para sonreír como esa mujer, cuyos minutos ya no podían ser desperdiciados y usó en segundo en mi.