este blog la web

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Dos pesos

Dos pesos.

Sebastián notó la ausencia de alguien en el grupo. Fue una sensación extraña, una especie de presentimiento. En ese momento sintió un vacío al no verla y necesitó con urgencia asegurarse de que se encontraba bien.

Se alejó de sus compañeros y fue a buscarla. La encontró junto a la fuente, absorta mirando los peces. Caminó lentamente, intentando no quebrar ese instante mágico. Sólo se oía la suave brisa moviendo las hojas de unos arbustos cercanos y el fuerte palpitar de su corazón enamorado.

Mariana parecía una pequeña ninfa deseosa de volver a sus dominios. Su largo cabello negro caía desordenadamente sobre sus hombros cubriéndole parte de la espalda. Tenía un pie cerca del agua, como si estuviese a punto de quitarse la sandalia y ponerse a jugar como una niña. Derrochaba ternura por donde se la mirara.

-Hola- dijo Mariana sin darse vuelta con una voz apenas audible, rompiendo la calma que los rodeaba. Sebastián se hubiese quedado quieto como un árbol toda la vida tan sólo para poder contemplarla.
- Hola – respondió, sin saber si su presencia la incomodaba y debía irse. Se sentía un intruso al romper la conexión que ella tenía con su universo.
-Son hermosos, ¿verdad? Ahí, tan tranquilos, sin que nada les importe. Sin que nada los afecte. – Sebastián sabía a que se refería y prefirió no decir nada. Ella trató en vano de disimular y secarse una lágrima que se resbalaba rápidamente por su mejilla izquierda. Se notaba que había estado llorando. Aún tenía los ojos brillosos.
- Si. Son lindos.- Sebastián respiró profundo. Tenía la mirada clavada en el agua. No sabía qué hacer o qué decir. Siempre se sentía impotente en ese tipo de situaciones, incapaz de borrar tristezas o de ofrecer consuelo. Deseaba ayudarla, pero no sabía como.

Tras permanecer unos minutos en silencio, sin querer irse pero sabiendo que su papel en la obra había terminado, tuvo una idea. Revolvió con urgencia sus bolsillos y sacó algo diminuto.
- Tomá. Pedí un deseo.

Por primera vez en varios días, sonrió. No fue una sonrisa como las de antes. Esas parecían no haber existido jamás. Sin embargo, por un momento los malos recuerdos le habían dado un respiro y no sintió penas sobre su corazón afligido.

- Gracias- dijo Mariana tomando la moneda y mirándola como si el pequeño trozo de metal le estuviese diciendo algo. Sus ojos volvieron a brillar más intensamente que antes. Reprimió el impulso de volver a llorar. Él no entendería el motivo de sus lágrimas y se entristecería. Son cosas que los hombres muchas veces no comprenden.

La moneda voló en el aire y cayó limpiamente dentro del agua. Una mariposa se posó en una flor cercana y los observó alejarse tomados de la mano.


Patricia Santos Alvez.


lunes, 28 de diciembre de 2009

Máscaras



¿Cuántas veces me he ocultado bajo una máscara?

Tengo máscaras para estar con gente que no me agrada. Son tan bellas y perfectas que muchas personas se han acostumbrado y creen que es mi verdadero rostro. No es así. Basta con mirar mis ojos para saber qué es lo que pasa detrás de mi burdo disfraz.

Me gusta mirar a las personas cuando les hablo. Así sé si ellos se ocultan al igual que yo. La mayoría no tiene máscaras ni miradas profundas. Hay quienes poseen ambas cosas. Esas son personas encantadoras, llenas de secretos y misterios. Aparentan para los estúpidos y hablan para los sensibles. Criaturas adorables que deben esconder sus rostros para evitar ser descubiertos por aquellos que no lo merecen.


Ultimamente he pensado mucho en máscaras. Había dejado de usarlas. En estos días debí rescatar algunas para ocultar mis sentimientos. Las reglas impuestas por la sociedad me ponen triste. Ojalá viviese en una montaña, aislada, sola. Yo y mi verdadero rostro mirando las estrellas.

Él también se oculta bajo una máscara. Lo sé porque lo he visto sin ella. He mirado dentro de esos ojos oscuros y contemplado los sentimientos que hay detrás. Ambos seguimos usándolas, a pesar de todo.

Cuando estoy sola rodeada de extraños con mi coraza puesta me pregunto por qué todo tiene que ser tan complicado. Supongo que sólo existe una respuesta. Es una pena que la desconozca...



Digresión: Hace más de un mes que estoy pensando en escribir un cuento de amor. Mi problema es que alguien piense acerca de mis fuentes de inspiración o crea que adivina quienes son mis musos. Un cuento es un cuento, nada más. Hecha la aclaración, tal vez me anime y lo escriba.

jueves, 24 de diciembre de 2009

Navidad + 4ºtoque + Mi Cumple Gótico



No iba a escribir nada por navidad. Este espíritu navideño muy cristiano ha terminado por contagiarme y decidí subir un par de imágenes que me gustaron.


¡Feliz Navidad para todos!



Otros temas:


Para aquellos que siguen el transcurso de la vida de esta joven mortal a través de sus palabras en La Guadaña, les cuento que el viernes pasado asistí a mi CUARTO TOQUE DE METAL (no era de metal pero esa parte quedaba bien).


4º toque




Fue la Espamfest, fiesta del foro "espamearte". Tocó Funkfruter, Ctrl Z yPanzr Faust. Panzr Faust hace temas de Rammstein. A mi Rammstein me persigue. Siempre termina siendo una señal.


El toque estuvo demás. La banda que todos habían ido a ver no decepcionó. La interpretación de Scandinavian Cold (Marcelo) de Till Linderman me encantó y no fui la única fascinada por su destreza. Su voz era muy similar al del vocalista de Rammstein e incluso algunos de sus gestos hacían recordar al artista. El tecladista de la banda también era parecidísimo a Flake. Hasta tenían un Richard para que una pudiera babearse viéndolo, jajaja.


Cumple Gótico: 22 el 22



Contra todo lo que hubiese esperado, decidí festejar mi cumpleaños. Este año me acompañaba el número místico. Cumplí 22 años de vida mortal un 22 de diciembre. No se va a volver a repetir este acontecimiento.
[Yo soy la que está de color violeta. I´m Claire.]


Mi primita Kaoru-dono me insistió para que festejara de alguna manera (¡es tan amorosa!) y decidí compartirlo con mis amigos góticos que tanto quiero. ¡Incluso me hicieron regalos góticos! Ahora tengo unas mangas de KlaVelvet (marca independiente de ropa gótica en Uruguay) que pienso usar a la brevedad.

¡Al fin, vi una película en 3D!




Al día siguiente festejé viendo Avatar en 3D con "..." El efecto 3D se notaba en las cosas diminutas que parecían salir de la pantalla y se "sentían" (maripositas, astillas, etc) o cuando se percibía la profundidad de la escena. La película tiene un guión muy predecible (el malo que se hace bueno, el débil que le gana al fuerte) lo cual no implica que no sea disfrutable.


Es una aventura fantástica que por momentos puede dar lugar a alguna lágrima. (Yo empecé con mi clásico "snif, snif" disimulador). Bueno... tal vez sólo a mi me da lugar a una lágrima.


Así que...


Nuevamente, feliz navidad y próspero año nuevo, en caso de que no me lean o no escriba nada antes de esa fecha.


miércoles, 16 de diciembre de 2009

Lo que el viento se llevó




"Gone with the wind" , es el título original de esta película de 224 minutos que está cumpliendo setenta años de vida. Con motivo de esta celebración en internet se puede encontrar mucha información al respecto. Yo no sabía nada sobre la historia de este clásico del cine. Hoy la vi (a color) con mi madre. Cuatro horas dura el famoso film... Me perdí una parte porque tengo por costumbre merendar. Sin embargo, valió la pena verla.



Mis escenas preferidas son cuando Scarlett hace su famosa promesa en Tara y una en la cual ScarlettHara y Rhett Butler se besan.




La película es muy atrapante y los decorados, la música y los actores son muy buenos. No sé mucho de cine, pero concuerdo con que es digna de ser un clásico.


De todas las curiosidades que leí, les dejo esta.



"La actriz Hattie McDaniel, la entrañable Mummy, fue la primera ganadora de un Óscar de raza negra. Esta mujer está increíble en su papel. Con sólo verla le tomé cariño.





Hattie McDaniel continuaría luego del Oscar con una buena carrera cinematográfica. Al morir en 1952 sufriría un grave escarnio: fue rechazada por el cementerio donde sus deudos la llevaron, pues "no se permitían negros" (el mismo cementerio le haría un monumento en el año 1999)."


¿Es esto posible? Me parece un espanto que algo así suceda.


A pesar de todo, es una película estupenda. Asombrosamente, el libro en el cual se basó la película, reposa hace años en un rincón olvidado de una vieja biblioteca en mi hogar. Mi abuela lo leyó. Fue la única.





martes, 15 de diciembre de 2009

22 el 22


El próximo martes quien suscribe va a cumplir veintidós años de vida mortal el veintidós de diciembre. 22 el 22. Un número místico como pocos. Va a ser la primera y única vez que ocurra dicho acontecimiento en mi vida.


A pesar de que no me gustan mis cumpleaños, este año estoy haciendo el esfuerzo para convencerme a mi misma de hacer algo. Ya estoy a mitad de camino. Hablé con dos amigas y parece que algo voy a hacer. A una de ellas le dije hace meses que me avisara porque si no no iba a hacer nada, jajaja. ¡Gracias, primi! Con la otra hice más o menos lo mismo hace un par de días. Me gustaría pasar mi cumple con amigos. No es algo que suela hacer, así que supongo que será lindo.


Debido a que faltan muchos días aun, quiero dejar este registro porque después me viene el raye loco y no sé en qué va a terminar. Por lo pronto, esos son los planes.

(No encontré imagenes lindas con el número 22.)

La Biblia termina en el capítulo 22.

sábado, 12 de diciembre de 2009

Idea Vilariño





Ya no será...

Ya no será,
ya no viviremos juntos, no criaré a tu hijo
no coseré tu ropa, no te tendré de noche
no te besaré al irme, nunca sabrás quien fui
por qué me amaron otros.



No llegaré a saber por qué ni cómo, nunca
ni si era de verdad lo que dijiste que era,
ni quién fuiste, ni qué fui para ti
ni cómo hubiera sido vivir juntos,
querernos, esperarnos, estar.



Ya no soy más que yo para siempre y tú
ya no serás para mí más que tú.
Ya no estás en un día futuro
no sabré dónde vives, con quién
ni si te acuerdas.



No me abrazarás nunca como esa noche, nunca.
No volveré a tocarte. No te veré morir.



Idea Vilariño.




Quiero morir


Quiero morir. No quiero oír ya más campanas.
La noche se deshace, el silencio se agrieta.
Si ahora un coro sombrío en un bajo imposible
si un órgano imposible descendiera hasta donde.



Quiero morir, y entonces me grita estás muriendo,
quiero cerrar los ojos porque estoy tan cansada.
Si no hay una mirada ni un don que me sostengan,
si se vuelven, si toman, qué espero de la noche.



Quiero morir ahora que se hielan las flores,
que en vano se fatigan las calladas estrellas,
que el reloj detenido no atormenta el silencio.



Quiero morir. No muero.



No me muero. Tal vez
tantos, tantos derrumbes, tantas muertes, tal vez,
tanto olvido, rechazos,
tantos dioses que huyeron con palabras queridas
no me dejan morir definitivamente.

Idea Vilariño.


Silencio


El silencio dice demasiadas cosas.

sábado, 5 de diciembre de 2009

Tercer toque de metal



Claire (mi nick gótico metalero) asistió a su tercer toque de metal. En lugar de Rebirth tocó Contracultura, que hace metal progresivo. Cínica toca algo medio gothic (creo) y Requiem Aeternam hace black metal. ¡Escuché una banda de black!

Llegamos re temprano (como decía el afiche) pero el toque empezó tarde y al final me quedé hasta la madrugada con mis metaleritos. Estaba con un grupo de metaleros que saben muchísimo de metal y que se copan hablando de política. Yo estoy pintadísima en los dos temas, pero me re divertí igual porque dos por tres tiraba alguno de mis divagues (no puedo dejar de ser yo), aprendía un poco más y también hablabamos de otras cosas.


Yo estaba con: "...", los gemelos Galamoth y Deathbringer (que tienen dos bandas de metal: Vadorg y Dagorlad), Latem (que visitó Europa), Nando (que descubrí que vive a tres cuadras de mi casa), Scandinavian, Anubis, y algún otro que no sé quién es. Si, eran todos hombres. El mundo metalero es machista. Me sé el nombre de todos pero es más divertido con los nicks/apodos.

Mi look metalero incluía unas uñas rojísimas (es la segunda vez que me las pinto así) y mi pulsera de tachitas redondas.


Esa noche:
*el dueño de la estación de servicio me regaló dos caramelos.
*vi a uno que iba a clases de salsa conmigo a principio de año. Yo lo saludé pero se hizo el bobo. ¡Andá! Que te hacés el metalero...
*uno de los gemelos me dijo que parezo de quince años.
*Latem me dijo que tengo que tomar alcohol para ser metalera (así que "adiós mundo del metal"). Latem es menor que yo.
*en Decibelios el baño de hombres era antes el de mujeres y tiene paredes rosadas.
*después de su viaje por Europa, Latem le regaló un montón de bombones cuadrados de Venecia a uno de los gemelos. Él amablemente (y para disgusto de su hermano) nos convidaba una y otra vez. Riquísimos e irresistibles.

*el bajista de Stridor era el mismo que estaba en Requiem Aeternam.
*en el toque me pisaron (fue lo más cerca que he estado de un pogo).
*me dieron varios folletos de toques porque me vieron la pinta de metalera que no se pierde ninguno.