este blog la web

sábado, 23 de mayo de 2009

Montevideo Fantástico rules


Me felicito por haber concurrido a este hermosísimo festival.

Martes: "Shadowland"

Fui con Lore (ella es del palo, como yo). Me parecía que era de vampiros. Llegamos tarde y no nos dieron papelito para votar. Era de vampiros. El protagonista masculino nos hizo acordar a Bruce (el perro de "Legalmente rubia"). ¿Sería un gay mortífero? No triunfa el amor. Me gané 100% gratis tres diarios "Dimensión desconocida" (publicación uruguaya que trata temáticas paranormales)


Puntuación: 9 (no voté)


Miércoles: "Muñeco viviente V"



Película bizarra como pocas. Si te gusta el director Alex de la Iglesia ("Acción mutante", "El día de la bestia") no te la pierdas. Es GENIAL. Me morí de risa. IN CRE Í BLE. Por momentos floja, por momentos impactante. No hay nada de amor. Es muy freakie, ja ja. Aparece una tortuga divina. Para bien o para mal, ¡están advertidos!

Volví a mi casa en el ómnibus verde y vi a "ya sabemos quien".

Puntuación: 9/10 (si voté, pero no ganó)


Jueves: "La balada de Vlad Tepes"



No me gustó. Aparecía Ignacio Alcuri, un libro de Stephen King y Henry Trujillo (un escritor que aparece leyendo su propia novela). Llegué tarde (me dieron papelito) y tuvimos que sentarnos en la parte de arriba ("tertulia", creo). Estaban varios actores presentes. Cero amor.



Puntuación: 5 (no voté porque estaban todos mirando y "quedaba mal". Hicieron el intento)



Viernes: Premiación. Exhibición del corto y largo ganadores.



De los invitados, solo fueron Flopy (que no sabía de qué era la película), Ale y Sole (ambos reincidentes, me habían acompañado a Mdeo Fantástico II). Le dieron una mención al corto de una compañera de Facultad de Química. El corto argentino "Dedicado a nadie" está impresionante. Muy recomendable. Asusta. (Aparece un libro de Poe, uno de King, un muñequito de Jack Skelleton...). Estupendo. "Tren Fantasma" no me gustó mucho. El largo ganador fue "Altar", de Filipinas. Es sobre posesión demoníaca. El protagonista era lindo y puro de corazón. Tiene un final triste. Casi triunfa el amor.


Puntuación: no importa lo que yo diga, es la que ganó.

Ver "Dedicado a nadie" (También se puede descargar en DivX. Click en "más información")

lunes, 18 de mayo de 2009

Hasta siempre, Mario.



Ayer falleció a los 88 años el escritor y poeta uruguayo Mario Benedetti.



Lo conocí gracias a "Cuentos completos" de la editorial Seix Barral. Me prestaron el libro en la biblioteca del liceo al que concurría. Era casi fin de año y lo leí a las corridas. Me habían prestado uno de los tomos de "Cuentos completos" de Cortázar (editorial Alfaguara) la semana anterior y por un corto tiempo confundía los cuentos de uno y otro autor.



Recuerdo que había anotado en un papelito el nombre de los libros que componían esa edición y de los cuentos que más me habían gustado junto con alguna de las citas que había utilizado Mario de forma introductoria.



De "Montevideanos", el relato "Los pocillos" es uno de los que se me grabó a fuego en la memoria. Tiene un final magistral, que me hacía imaginar que habría sentido y pensado el tipo todos esos años... "Aquí se respira bien" y "Esa boca" poseen ese dejo melancólico que tanto disfruto. Es una visión particular de dos situaciones cotidianas (un paseo con papá y la visita del circo).



De "Con y sin nostalgia", "Escuchar a Mozart" es un retrato de la dictadura y "Los viudos de Margaret Sullavan" una historia sobre la muerte de un artista que admiramos. Ellos también mueren.



En el informativo escuché datos biográficos sobre su vida que desconocía. Yo soñaba con conocerlo en persona. Estaba tan cerca que pensé que permanecería por siempre.



Me despido triste porque nos abandonó un grande. Adiós, Mario. Es un placer poder leerte.



Táctica y estrategia



Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos.



Mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible.




Mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos.



Mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos



no haya telón
ni abismos.



Mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple.



Mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.



Mario Benedetti (1920-2009)

lunes, 11 de mayo de 2009

Sala 19, cama 11.

Sala diecinueve, cama once.

La mujer de los tacones rojos descendió del taxi. Miró un instante el viejo edificio antes de decidirse a entrar y con paso firme, se dirigió a la puerta principal.

Una vez dentro, parada sobre las baldosas blancas y negras, se sintió pequeña y perdida. Sintió frío, a pesar del cálido noviembre.

- ¿Podría indicarme dónde está la sala diecinueve? – le preguntó a una enfermera que pasó a su lado. Esta la miró sorprendida. Se notaba que la mujer no pertenecía a ese lugar.
- Seguí por este pasillo hasta al final y ahí doblá el corredor a la derecha. – dijo curiosa por saber a quién visitaría. “Acá tu ropa cara no significa nada”, pensó al verla tan arreglada.
- Gracias – respondió la dama, sonriéndole educadamente.

Laura esperaba escuchar algo. No sabía como iba a reaccionar ante los sonidos del lugar. Sin embargo, el silencio era aún más incómodo. Los medicamentos impedían que alguien se quejase y sólo oía el resonar de sus pasos.

A través de los ventanales que daban al jardín se podía ver a alguno de los pacientes en sus horas de recreo. Algunos caminaban, otros simplemente estaban sentados bajo el sol. Los rayos eran insuficientes y el calor no lograba entibiar sus corazones.

Las paredes no habían sido pintadas en un largo tiempo. Los pocos carteles existentes estaban amarillentos o rotos. Las plantas que adornaban el pasillo, marchitas. El lugar sufría de un notorio abandono.

Las salas se encontraban a ambos lados del corredor. Por la numeración, la que buscaba era una de las últimas. “Ojala las puertas estuvieran cerradas”, pensó mientras avanzaba.

En cada una de las habitaciones había veinte camas. Adentro, algunas personas se movían rítmicamente al compás de una música inaudible. Adelante y atrás, adelante y atrás. Otras, permanecían sentadas o acostadas, sin moverse siquiera. Una mujer despeinada la miró sin verla, como si estuviese observando la nada. Sintió como esos ojos la traspasaban, buscando algo que jamás encontrarían.

Un ruido la hizo estremecerse. A su derecha, un hombre delgado con un pijama celeste se golpeaba una y otra vez contra la pared.

- Vení, Fernando. No te hagas eso. – Un enfermero se acercó y lo tomó por los hombros, alejándolo de la puerta sin que el hombre opusiera resistencia.- Sentate acá. Tomá. Jugá con esto – le dijo entregándole una pelota de goma. Fernando empezó a apretarla una y otra vez. En ningún momento levantó la cabeza. Laura sabía que su mirada no estaba allí ni en ninguna otra parte.

Diecisiete.

Al igual que en las otras salas, en la diecinueve la puerta estaba abierta. “¿Lo reconoceré después de tanto tiempo?”, se preguntó antes de entrar.

Tenía el cabello blanco. Estaba más flaco. Sentado en la cama, parecía esperar a alguien. Tal vez la esperaba a ella.

Se acerco sin ver a los demás. Era mejor intentar olvidar donde se encontraba.

- Papá, soy yo.- de pronto su voz tenía veinte años menos. Él no se inmutó.
- No recuerda nada, ni siquiera su nombre. Al principio era agresivo. Ahora ya no hace nada – dijo un enfermero que usaba una pulsera de plata.- ¿Usted es la hija? – preguntó, conociendo la respuesta.
- Si – dijo Laura sin apartar la vista de su padre. No se había movido desde que llegó.
- Está así todos los días. Desde que se levanta hasta que se acuesta. Es muy tranquilo.

Laura intentó recordar la voz de su padre. La última vez que lo había visto tenía seis años.

Tenía tantas preguntas que hacerle. Sin embargo, él no iba a responder. Deseaba abrazarlo. Estaba demasiado débil y no quería desmoronarse frente a un desconocido.

Se sentó a su lado y le dio un beso en la mejilla.
- Nos vemos mañana, papá.

- Gracias – le dijo al enfermero con los ojos vidriosos.
- Para eso estamos – respondió incómodo. En todos sus años ahí, jamás había visto a alguien que visitara al tipo de la cama once.



Ella se alejó, sabiendo que no volvería.

Patricia Santos Alvez.

domingo, 10 de mayo de 2009

Festival de Montevideo Fantástico IV


Nuevamente, vuelve a realizarse este hermoso festival en nuestro pequeño país. Lamento la poca difusión que se le da, ya que quienes lo organizan hacen un gran trabajo. Vi en la programación un par de películas que hace tiempo deseaba ver y que realmente valen la pena.


Este es el link de la página oficial del festival.




En caso de que no tengas ganas de leer, te resumo brevemente lo más importante.


Empieza el viernes 17 y termina el viernes 22 de mayo. Se realiza en el cine Universitario (Canelones 1280) en Montevideo. Allí se exhiben un montón de películas y cortos de terror y ciencia ficción. Los cortos y películas compiten y el último día se premia al corto y largo ganadores. Hay mesas redondas sobre temas afines, como Horacio Quiroga. La entrada es muy accesible. En el link hay una pequeña reseña de cada una de las películas que puede ser útil a la hora de elegir qué ver (algunas incluyen trailers).


"En vaaaarias salas." Frase de Jackie Rodriguez Strata. El cine tiene dos salas: Lumiere y Chaplin.

¡Feliz día, Mamá!




Ya saludé a mi amiga que es madre (y que permitió que sostuviera al primer nacido que fui a visitar a un hospital). Pensar que estuvimos juntas en 4º de liceo, Mari... También saludé a mi tía, que es la madre de mis primas Kaoru y Nathalett (y de Vlad, el que me ayudo con el blog...). A mi madre, a mi abuela y a mi tía Eugenia. Ahí se me acabaron los saludos.


Podría escribir una "Oda a mi madre" pero la poesía no es lo mío.


El día de la madre es todos los días.


Mi madre me recomendó que hoy no subiera mi cuento raro que le leí ("Me parece que eso no es muy adecuado para un día de la madre. Ponelo mañana en todo caso"). Igual me dijo que estaba lindo. En tu honor, mami, lo dejo para otro día.


¡FELIZ DÍA, MAMÁ!


sábado, 9 de mayo de 2009

Mi amiga Nurita.

A veces, el destino hace que conozcamos a personas que nunca hubiésemos esperado encontrarnos.

Fue así que un día me encontré con el blog de mi amiga Nurita. Leí unos pensamientos que compartía y que estaban muy bien expresados. Escribís muy bien, Nuria. Ojalá no dejes de hacerlo. La práctica hace al maestro.

La amistad es de esas cosas de las cuales nunca se sabe bien cuando comienzan. Sin embargo, ahí está. En otro continente, encontré a una gran amiga.

Me hace muy feliz saber que a alguien le importo. Jamás esperé que el blog me sirviera para conocer nuevos amigos. Hoy quiero agradecerte, Nurita, por hacerme sentir especial. Gracias por ser mi amiga.

Te quiero mucho y aprecio aún más tu amistad.

Siempre te voy a recordar cuando piense en mimos.

¡¡¡MUCHAS GRACIAS!!!
Es un honor que me dediques una entrada.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Promises


Las promesas están hechas para romperse.



Las promesas: ¿se hacen para romperse?


-No. No quiero que me prometas nada...



¡LAS PROMESAS SON PARA ROMPERSE!


-Pero... ¡me lo prometiste!


domingo, 3 de mayo de 2009

Hablando de Wolverine



Lo dije desde el principio: a mi me gusta Wolverine. Así que si voy a ver la película "solo de Wolverine", lo más probable es que me guste sólo porque aparece mucho tiempo Wolverine (no sé si quedó claro, pero es el que me gusta).

Quería ir a ver la película. Cuando recibí la invitación, no lo dudé. Me puse botas y mi mejor perfume para la ocasión (¡era Wolverine! Tiene un olfato animal).

Debo decir que la película no está tan buena como las otras de X-Men. Está rara. Lo bueno es que te dice el por qué del nombre "Wolverine", cuántos años tiene, de donde lo conoce a Striker, por qué no recuerda quien es, etc. A mi me gustó. Estuvo bien. Era mejor que quedarme en mi casa estudiando física (¡un sábado de noche!).

La película está bien si te gusta Wolverine, como a mi. Si no, pensalo. A mis amigos no les gustó. A Jackie Rodriguez Strata (comentarista de cine del informativo de canal 10) tampoco.


Tengo que decirlo:



NO ME GUSTA DAN BROWN, NO VOY A LEER "EL CÓDIGO DA VINCI" NI CUALQUIER OTRO LIBRO DE ESE HOMBRE. NO VOY A MIRAR LAS PELÍCULAS BASADAS EN LOS MISMOS.


(Soy una mujer de principios.)

viernes, 1 de mayo de 2009

Mi primer 1º de Mayo



Lo sé. No se dice "¡feliz día, feliz día!". ¿Y? Yo no hago lo que hace la mayoría. Lamentablemente mis padres no tomaron muy en serio mi propuesta de que me regalaran algo por MI PRIMER DÍA DEL TRABAJADOR.


¡FELIZ DÍA PATTY!





Empecé a trabajar en agosto de 2008. Paulo (en ese momento mi profe de matemática) me ofreció trabajar con él (tiene una academia particular donde se dictan clases de matemática, química, física e inglés) dando clases de química. Acepté sin pensarlo.



Hace poco me encontré con una amiga que no veía hace tiempo y me dijo: "vos siempre quisiste enseñarle a alguien". Desde el liceo traté de conseguir una alumna pero mis amigas preferían que les pasara los escritos de inglés. Le di clases al hermano de María (Maxi) y a otra ahí (Laura, ¿amiga?). Nadie me dejaba jugar a ser profe.



El problema está en que no parezco una profesora. Tengo pinta de alumna. Si mis alumnos conversan o se ríen, yo les sigo la corriente. No parezco muy mayor, así que cuando me ven dudan un poco de mi capacidad para enseñar. Después se dan cuenta que enseño bien y asunto arreglado.



Nota: yo trabajé gratis una hora vendiendo libros en la Facultad de Ingeniería con Yimmy y un par de días en un laboratorio de química analítica en la Facultad de Química con Lourdes. En ninguno de los dos me pagaban. Era "por amor al arte".



IMPORTANTE: "Servicio a la comunidad"



Si tenés dudas de química, física o inglés y te puedo servir de algo (mis conocimientos no son demasiados), estoy a tu disposición, mi queridísimo lector. Dirección de ciber consultas (100% free): pattyyos@hotmail.com


"La Guadaña" por el bien del prójimo.



Feliz día a todos aquellos que trabajan.