este blog la web

miércoles, 25 de febrero de 2009

El guardián entre el centeno


"The Catcher in the Rye" de Jerome Salinger.




La primera vez que escuché sobre este libro fue en la radio. Antes de "La venganza será terrible", el programa de Alejandro Dolina que acá transmite radio El Espectador (810 AM). En el final de "Planetario" (creo que el programa se llamaba así, solo escuchaba los últimos quince minutos), nombraron ese libro. Por algún mecanismo que no conozco, ese nombre quedó archivado en mi memoria por años y años.

En 2007, el centro de estudiantes de mi "querida" (esto es una ironía) facultad de ingeniería creó una biblioteca. Allí uno podía pedir libros no relacionados con temáticas de estudio. ¡Que desilusión fue saber, en mi primera semana como universitaria, que en la enorme biblioteca de la facultad no tenían novelas de ficción!

Entre los libros que prestaban, estaba "El guardián entre el centeno". Lo leí entre agosto y setiembre de ese año. El momento perfecto. Ese libro me cambió la vida y pasó a ser mi libro preferido (en es momento "el" preferido. Ahora sigue estando en el top 5).

La reseña de la novela, información del autor (es interesante), etc., la pueden buscar por ahí. La novela es un clásico. Holden, el personaje principal, es perfecto.




Fragmentos:


"..., y en parte era verdad. Pero la gente cree que las cosas tiene que ser verdad del todo."


"La gente nunca se da cuenta de nada."


"La vida es una partida y hay que vivirla de acuerdo a las reglas del juego."


"-Entre otras cosas, verás que no eres la primera persona a quien la conducta humana ha confundido, asustado y hasta asqueado."


"-No dejes que desaparezca."


Este libro no está en mi biblioteca. Sin embargo, lo leería una y otra vez.

(Si. Yo me enamoré de Holden.)






viernes, 20 de febrero de 2009

Yo quiero ser Peter Pan


"Vivir. Esa sería la mejor aventura." Así termina la última película de Peter Pan. (si... también lloré con esa).


"Crecer duele." No sé por qué, esta frase me vino a la mente hace unos días cuando viajaba en ómnibus. Yo reflexionaba sobre algo para escribir en el blog. Esas palabras me asaltaron tan de golpe que me sorprendí.


¿Duele? Si, yo creo que nos duele a todos. Es como cuando la mariposa tiene que romper el capullo para desplegar sus alas y por fin volar. A nosotros nos pasa igual. Somos unos niños-gusanos (si le digo a alguien "ay, que lindo gusanito" no va a entender la metáfora) y luego vamos creando una crisálida de la que emergemos como adultos. Esta envoltura es provisoria. En la adolescencia algunos solemos pasar por varios cambios. Ellos son nuestro hogar en ese periodo de transición. Nos damos cuenta que somos adultos cuando sobrevolamos sobre nuestra antigua morada y vemos todo lo que superamos.


Me imaginé la adultez como la muerte del niño que nacemos siendo, el cual enterramos muy dentro de nuestro ser. Ese niño no muere rápidamente, si no que agoniza durante el proceso de madurez y nos abandona sin que nos demos cuenta. Un día miramos hacia atrás y vemos que desde el día en que ese pequeño ser que fuimos empezó a morir hasta el presente, recorrimos un largo camino que ya no tiene vuelta atrás. Recuerdo muchos de los escalones que me llevaron hasta donde estoy. A veces, la inocencia infantil termina con cosas muy tontas, como descubrir quién es realmente Papá Noel (para los que no lo saben, es San Nicolás).


Quienes tuvieron una infancia feliz, deben sentirse privilegiados. Quienes desde muy niños tuvieron que ser adultos, deberían ser recompensados. La vida no es justa, ¿no?

martes, 17 de febrero de 2009

Nuevo diseño + reportaje

"La Guadaña" cuenta con un nuevo diseño. El anterior era una especie de hoja amarilla, con bordes a los costados. El borde me molestaba porque se estaba desperdiciando un precioso espacio

Acá es donde entra mi queridísimo amigo Marcos. Yo no sé nada de computadoras. Cambiar la plantilla no está dentro de mis posibilidades. Amablemente, alguien se ofreció a hacerlo por mi.

Tuve que recibir algunos rezongos de por medio... Tomar decisiones (color, tamaño, columnas) es algo que no me resulta fácil. Por lo tanto, el pobre Marquitos se armó de paciencia (no siempre; algún que otro merecido grito me tuve que bancar) y me hizo esta hermosa plantilla.

Hoy "La Guadaña" cumple un año y un mes de existencia. Agradezco a aquellos que se toman un momento para leer lo que escribo. A quienes dejan sus comentarios en el blog y a aquellos que me dicen que me leyeron por otros medios. Muchas gracias. Marcos: gracias otra vez por todo. (También me hizo la imagen de "Yo amo leer" sobre el dibujo de Victoria Frances. Hay gente que sabe usar photoshop...)

Anónimo: ¿Cómo surgió la idea de crear un blog?
Patricia: Yo visitaba el blog de Ignacio Alcuri ( http://hijodechucknorris.blogspot.com/) . Después de un tiempo me registré y empecé a dejar mis comentarios. A mi me gusta escribir y me dieron ganas de tener uno. Cree el blog para expresarme por escrito intentando pensar en mis lectores.
A: ¿Resultó?
P: Al principio si. Mi blog era un espacio secreto con el cual yo jugaba a hacerme la escritora. Después empecé a escribir de forma demasiado personal y decidí abandonarlo. (Nota: borré lo vergonzoso.)
A: ¿Cuándo volviste?
P: Cada vez que alguien me deja un comentario, me llega la información por mail. Cierto día, me llegó un comentario de un tal Marcelo (http://marcelo-lamenoridea.blogspot.com/), y recordé mi blog. Fue una grata sorpresa. Decidí retomarlo y seguir, ya que alguien me había encontrado y le había interesado leerme. Después, envié algunas invitaciones y escribí la dirección por ahí. Le pasé el link a gente que conozco personalmente y con la cual me puedo avergonzar por escribir tantas idioteces juntas, ja ja ja. A los que me conocen y me leen: gracias. (Si me dicen "leí tu blog" mejor... Si no, bueno... me imagino que lo leyeron y me quedo contenta igual, jajaja).
A: ¿Por qué "La Guadaña"?
P: Quería que el blog tuviese un nombre oscuro en honor a mi gusto por el terror. Puse algunos nombres y ya estaban registrados. Por eso la dirección del blog es complicada*. "Clarisse" es por "Claire", el personaje de un cuento que me gustó. El nombre me parece muy bonito. "darkness" es "oscuridad" en inglés. Recordé un cuento que había leído hacía poco tiempo, y le puse "La Guadaña" en honor al cuento de Ray Bradbury. Es una excelente historia.




*Truco: si te olvidas de la dirección del blog, podés escribir "la guadaña patricia santos" o "la guadaña patty" o "la guadaña asimov king" en google y aparece. Escribís el nombre del blog y algo que lo relacione conmigo.

sábado, 14 de febrero de 2009

San Valentín

Te deseo feliz día a vos:



que tenés el corazón roto

que sabés lo que se siente sufrir por amor

que tenés amores no correspondidos

que estás solo y por eso no te gusta San Valentín

que te gustaría decirle a esa persona que la amas, pero sabés que no tiene sentido, porque no te corresponde y sólo vas a sufrir

que pensás que este día es sólo para que ganen plata los comerciantes

que directamente no tenés la más p... ("probable") idea de qué día es hoy

que no sabés quien es Cupido

que estas palabras te parecen realmente una basura



A vos,

te deseo un muy feliz día.






(Feliz día para mis amores inconfesables)

Jueves 12 de febrero




Me invitaron al cine. Fuimos a ver "El extraño caso de Benjamín Button". Me gusta Brad Pitt. Es un hermoso Louis en "Entrevista con el Vampiro". La película está bien. Últimamente todas las que veo son películas tristes. Tal vez soy yo la que sólo ve el lado triste y siente tristeza. La película me pareció toda triste. Hasta el tipo al que le cayó un rayo.


¡Ja! Yo siempre dije que no iría al cine a ver una película "de llorar" y terminé ahí, mirando esa. Pinche suerte la mía. Para colmo de males, no podía evitar llorar, porque la película era muy hermosa. Si, por supuesto que me gustó. Estuve "snif, snif" toda la película porque no quería llorar.


Se me cayeron dos lágrimas antes de que pudiera evitarlo y me obligué a pensar en cosas desagradables para que no volviese a suceder. Me distraía con tonterías para no meterme demasiado en la historia. Funcionó bastante bien, aunque al finalizar vi que tenía los ojos rojos. Suerte que no se me corrió el delineador de los ojos.

La gente mala no llora con las películas. No llora nunca. Yo no lloro. Jamás. Never in the life.

Al salir fuimos al casino. A ese nunca había ido. Yo sólo fui a uno que estaba dentro de un shopping para "autentificar" mi mayoría de edad cuando cumplí dieciocho años. Entré por una puerta y salí por la otra. Me pareció aburridísimo.


Entramos. Adentro solo hay slots y un par de mesas de ruleta que no tienen a un tipo diciendo "no va más". Todo es computarizado. Yo no tomo alcohol. Yo no apuesto dinero. Yo creo que me tengo que comprar una vida mejor para mi próxima reencarnación.


En el segundo piso era más de lo mismo. Me gustó la escalera con alfombra roja. El tragaluz del techo tenía los signos del zodiaco. Capricornio siempre es igual. No me gusta la cabra.

La gente estaba muerta delante de las máquinas de apuestas. Parecía una película de zombies muy aburrida, porque allí nadie te perseguía. Di vueltas alrededor de las personas sin que ellas notaran mi presencia. Me sentí un fantasma. Algunos de mis amigos querían apostar. Si no, no tenía sentido haber ido al casino en primer lugar, je je. Lo de la curiosidad científica es un argumento que sólo yo parezco esgrimir.


Me senté cerca de ellos en la mesa de la ruleta. El hombre a mi lado era un jugador serio. Me dio tristeza pensar que un trabajador se gastara el salario en boberías. Al fin y al cabo, todo en la vida son simples banalidades. Yo no soy juez. Ni siquiera puedo llegar a ser testigo. Mi visión suele estar distorsionada. Está bien, que se gaste la plata en lo que quiera.


Me aburrí y decidí tener una visión panorámica. Todos los que estaban allí me parecían personas tristes. Por algo estaban allí solos y sin reírse. ¿Quién gastaría su dinero sabiendo que "la casa siempre gana"? Lástima que no se los pude preguntar. Me gusta hacerle preguntas a las personas. He aprendido mucho de esa forma. Me distraje de estos pensamientos jugando de mentiritas con Soledad (lo sé, soy re niña. Como a los locos, "me corren para el lado que disparo"). Perdimos. Afortunadamente no apostamos dinero. Los que nos rodeaban empezaron a sospechar que nos estábamos riendo de ellos (ya lo dije, yo me estaba aburriendo. No tengo la culpa de que se parezcan a políticos, o que tengan manías de apostadores como las que vi en CSI Las Vegas). Estaban en lo cierto.
Salimos nuevamente a la calle. Dimos una vueltas y acabamos en la misma esquina donde empezamos a divagar. Ya era viernes 13. Me desilusioné al mirar el cielo y ver que no había luna llena.


Mientras dábamos vueltas en torno a una esquina, vi a una conocida deportista. Quise sacarme una foto con ella. Los únicos extraños con los cuales uno puede fotografiarse son personas famosas. A mi me gustaría sacarme fotos divertidas con desconocidos. Después inventaría historias sobre sus vidas y publicaría un libro. Lo sé. Eso fue un divague momentáneo. Prometo que volverá a ocurrir.


Cris es boxeadora. Se llama Cristian Namús. Es campeona mundial en su peso. Ese día había ganado una pelea importante y yo no lo sabía. Me hubiese gustado felicitarla. Alejandro me sacó una foto con ella (¡muchas gracias Ale!).



Si, Cris es la más alta y musculosa. Es muy simpática. Eso lo decía sólo con verla en televisión. No me digan interesada, jajaja. Soy interesada a veces, pero no estamos hablando al respecto.

¡Foto, foto, foto, foto! ¿Seré flogger?

Volvimos a casa. El ómnibus que nos tomamos estaba lleno. ¿De donde vendría la gente a esa hora de la madrugada? Era jueves. ¿Acaso nadie trabaja?

El chofer del colectivo no se dirigía hacia donde a mi me convenía. Ese no era su destino. Me tuve que tomar un taxi para llegar a mi hogar. ¿Alguien compartirá mi destino alguna vez? El taxista (no tachero ni taximetrista. Eso lo aprendí en la radio) era un viejito bueno. No hablamos. El viaje era corto. No tenía mucho que decir (yo, el tipo no sé) . El hombre esperó a que entrara. Nadie me cree que soy mala. Está bien. No lo soy ni lo seré nunca. No me gusta

Llegué a casa. Me acosté y leí un cuento de King: "El umbral de la noche" tiene cuentos buenos y otros no. El que leí no me gustó mucho. Hace tiempo, uno de esos cuentos me hizo sentir idiota por algo que había hecho. Fue raro. Sentí que el libro me había insultado metafóricamente. Debo dejar de ingerir alucinógenos. Ahora recordé que yo no consumo drogas. Mmm... debo empezar a hacerlo.

Me gustó salir después de tanto estudiar. Además, la compañía era excelente.


Si aparecés en esta entrada, te dedico el post.





jueves, 12 de febrero de 2009

Volví


Quien regentea este blog, después de pasarse el verano trabajando (son dos horas al día todos los días, tampoco es tanto) dando clases a sus alumnos (soy profe de química en una academia. Doy clases particulares, de apoyo. Me gusta mucho.) y estudiar para un examen de matemática (lo di el 11/2 y dentro de un mes me dan el resultado) que tenía miedo de dar, al fin puede decir: ¡TERMINÉ CARAJO!


Ahora si. Puedo leer todo lo que quiera, mirar televisión, estar todo el día conectada en la computadora, salir por ahí "livin´la vida loca" o hacer lo que se me antoje sin sentirme culpable. Lo sé, es algo que no le importa a nadie. A mi sí. Quería que constara en las actas.


*¿No es re linda la imagen? Ejem... Quise decir: ¡qué cursi, por Dios! Es una muñeca de papel. Se imprime la hoja y se corta por las lineas exteriores. El vestido tiene unas "solapas" blancas, que se doblan hacia adentro las cuales se enganchan a la muñeca para que quede vestida. En mi infancia tuve una que venía con un libro. En esa época estaban en desuso. Los niños de ahora ni siquiera deben saber que existen.

domingo, 1 de febrero de 2009

¿Dónde está Patty?





Lo sé. Este no es un fotolog. Yo he visitado algunos. El primero, porque es de una "amiga". En realidad, no somos amigas. Sigo sin entender por qué las personas usan la palabra "amigo" para nombrar a simples conocidos. Como se puede apreciar, yo también lo hago. Por lo general evito hacerlo, pero la gente no entiende que es una distinción que hago hacia mis verdaderos amigos al diferenciarlos de la gente que no lo es. Además, me llevaba un tiempo pensar en sinónimos para nombrar a alguien que conozco y me cae algo bien aunque no llega al grado de amistad por motivos diversos. Hacía una pausa para decir "alguien que estuvo conmigo en el liceo" o "alguien que era amiga de una amiga mía que no sé si sigue siéndolo porque hace años que no veo". Les digo amigos y chau.

Como decía, visito ese fotolog y me parece triste. Una imagen, un "los quiero, adioxxx" y nada más. Demasiado vacío. Visité un par de veces otro, de una persona que conozco y me dio el enlace (si, los que visito fueron porque me invitaron a verlo, con excepción de uno que ya cerró). Ese me produce un sentimiento extraño, pero es el mejor ejemplo de fotolog. Una foto, un mensaje escrito en forma jeroglífica que sólo pretende decir "hola, mirá mi foto, firmame, te quiero" mientras intercala frases indescifrables.

El tercero es el que más me gusta. Esa persona publica una foto y escribe un texto humorístico que realmente da mucha risa. Ese es el único que me gusta. Pertenece a alguien que está más loco que yo. No se encuentran muchas personas así.

Si yo tuviera un fotolog, publicaría fotos extrañas, como la que encabeza esta entrada. La saqué hace un año. En medio del desfile inaugural de carnaval, encontré un tipo con un libro en la mano que se puso a leer en medio del bullicio. Seguro que es algún familiar mio. No pude evitar sacarle una foto, para tener el recuerdo de alguien con quien probablemente comparta lazos sanguíneos. Sólo un loco lector (como lo soy yo) podría realizar una hazaña así. Estuve a punto de acercarme a hablarle... Como dijo me dijo alguien cuando le mostré la foto, seguramente fuera un duende perdido que no todos podían ver.

Patty decidió no salir en la foto, y por eso recortó la parte donde aparecía y dejó solamente unos cuantos rulos a la derecha de la imagen que dicen: "Patty estuvo allí".

La calidad de este pequeño blog está bajando. Hasta que mi mente no se despeje un poco de sus problemas reales e inventados, de sus ocupaciones laborales y estudiantiles, de sus inquietudes existenciales, de sus viajes a la luna y de sus sueños inconfesables seguirá así. Denme unos días y volveré a ser una persona semi normal (espero no ser nunca alguien normal y "testigo de Jehová", como dice mi querido Darío. Además, tendría que ponerme una pollera en vez de unos cómodos jeans con championes). Mientras tanto, mi cabecita pensará que puede escribir en su humilde "La Guadaña". ¿Más cuentos? ¿Más artículos? ¿Más divagues? Se aceptan sugerencias.

*Nota: en Uruguay y Argentina se usa "chau" en vez de "ciao". Acá está bien escribirlo de esa forma. El diccionario de la RAE está de mi lado.

Championes = zapatillas o tenis. Téngase en cuenta que soy una joven uruguaya irrespetuosa del castellano.
PD: este blogspot es re trucho. La entrada la escribí ese día pero la publique hoy, 6/2.